Este artículo está disponible en la página Web de Apologetics Press: http://www.apologeticspress.org/espanol/articulos/393

AP Contenido :: Ciencia y la Biblia

El Origen de los Grupos Sanguíneos Humanos
por Brad Harrub, Ph.D.

INTRODUCCIÓN

La sangre ha sido llamada el líquido de la vida. Con ésta, vidas que han sido devastadas por daños traumáticos pueden ser salvadas, mientras que en el lado opuesto del espectro, la pérdida de sangre mantenida acarrea naturalmente como resultado la muerte. Es a través de este líquido carmesí que el oxígeno es transportado a través del cuerpo humano. Por término medio, los humanos adultos poseen aproximadamente cinco litros de este líquido vital, el cual viaja de un lado al otro a través de más de 50,000 millas de arterias convolutas, arteriolas, venas, vénulas y capilares. El volumen total de la sangre representa solamente el 8-9% del peso total de un humano. Sin embargo, este pequeño porcentaje no refleja el principal rol que la sangre cumple en mantener apropiadamente todos los órganos del cuerpo. Incluso los órganos que cumplen un rol activo en el sistema circulatorio—tales como el corazón que es responsable de bombear la sangre, o el sistema endocrino que segrega hormonas y sales en el sistema vascular—son en sí mismos dependientes de ésta. Los evolucionistas tienen problemas al explicar cómo el corazón pudiera haber evolucionado para servir como una “bomba” de sangre, ya que el corazón mismo requiere sangre oxigenada.

“Blood is thicker than water” [“la sangre es más espesa que el agua”—i.e., la sangre tira—MP] es el grito de la sociedad en defensa de las acciones de los miembros de la familia. Desde una perspectiva estrictamente fisiológica, esto es verdad. La sangre tiene una viscosidad que oscila entre 4.5 y 5.5, mientras que el agua tiene una viscosidad de 1. Pero ¿qué más sabemos realmente acerca de este fluido rico en hierro que corre justo debajo de la superficie de la piel? Los evolucionistas revenden la idea de que la sangre que corre a través del sistema circulatorio humano es similar en naturaleza a la sangre que fluye a través de las venas de los peces, osos, y aves. ¿Es la sangre solo otro producto de la evolución como muchos quisieran que creamos? ¿Prueba el hecho de que los humanos posean cuatro grupos sanguíneos que todos nosotros no podemos haber descendido de Adán y Eva? El Señor, hablando a Moisés, dijo:

Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona (Levítico 17:11).

Es mi esperanza que este estudio le ayude a aprender más acerca de este precioso líquido que fue seleccionado por el mismo Dios para lavar los pecados del hombre.

COMPONENTES DE LA SANGRE HUMANA

El estudio de la sangre es llamado hematología. La sangre es una de las pocas substancias en el cuerpo humano que no está “fija” en un lugar. Los tejidos tales como nervios, músculos, y órganos, tienen una función específica y están limitados en movimiento. Sin embargo, la sangre no está limitada a alguna parte del cuerpo. Su trabajo es proveer a estos tejidos “fijos” con nutrición y luego llevarse los productos desechos. La sangre está compuesta de una porción celular referida a nosotros como elementos formados, y una porción fluida conocida como plasma. Los elementos formados constituyen aproximadamente el 45% del volumen total de la sangre y están comprendidos de eritrocitos, leucocitos y plaquetas. El plasma es un líquido de color de la paja que consiste principalmente de agua y solutos disueltos. Aproximadamente el 90% del plasma es agua, el 9% es material proteínico, el 0.9% es sales, y el 0.9% es azúcar, urea, etc.

Los eritrocitos (también conocidos como glóbulos rojos—vea ilustración posterior) son los más comunes de los elementos formados. Estas células proveen oxígeno a los tejidos, y ayudan a reponer el dióxido de carbono (deshechos). En los humanos, los glóbulos rojos carecen de núcleo (i.e., son anucleados), mientras que las aves, anfibios y otros animales tienen glóbulos rojos que son nucleados—algo más con lo que los evolucionistas tienen problemas para explicar. Algunos animales producen estas células intravascularmente (i.e., en el flujo sanguíneo), mientras que los humanos y algunos animales las producen extravascularmente (en la médula ósea u otro tejido hematopoyético). Toda célula requiere un núcleo para la replicación y maduración. Incluso los glóbulos rojos tienen un núcleo durante sus etapas tempranas de desarrollo.

Eritrocitos (glóbulos rojos)

Eritrocitos (glóbulos rojos)

No obstante, en los humanos la producción de glóbulos rojos ocurre en la médula ósea, y por ende nosotros no vemos normalmente estas células nucleadas en la circulación (aunque éstas son ocasionalmente encontradas en los recién nacidos). Cuando el glóbulo rojo madura y está listo para dejar la médula ósea, expulsa su núcleo. La razón para los glóbulos rojos anucleados en los seres humanos es mejor explicada por el entendimiento de la función específica de los glóbulos. En los humanos, los vasos más pequeños (capilares) a menudo son tan estrechos que los glóbulos rojos nucleados tendrían dificultad al pasar a través de estos. Incluso un glóbulo rojo anucleado es más grande (8µm) que los capilares (2-3µm). No obstante, sin el núcleo presente, el glóbulo rojo es flexible y capaz de doblarse sobre sí mismo. La forma del glóbulo rojo anucleado (un disco bicóncavo) puede lograr mejor esta hazaña.

Los glóbulos rojos contienen hemoglobina, la cual porta oxígeno a cada célula en el cuerpo. La hemoglobina es una proteína compleja que tiene dos cadenas (referidas como alfa y beta). Un origen evolutivo de la hemoglobina requiriera un mínimo de 120 mutaciones para convertir un alfa a un beta. A lo menos 34 de esos cambios requieren cambios en 2 o 3 nucleótidos. Aunque, si un cambio nucleótido sencillo ocurriera a través de la mutación, el resultado arruinaría la sangre y mataría al organismo.

La porción del elemento formado de la sangre también posee plaquetas y leucocitos. Las plaquetas son mucho más pequeñas que los glóbulos rojos, y sirven para parar la pérdida de sangre de las heridas (hemostasia). Los leucocitos sirven como la línea primaria de defensa en el sistema vascular. Dos categorías, granulocitos y células linfáticas, circulan a través del flujo sanguíneo en un esfuerzo por identificar y combatir patógenos ajenos tales como bacterias, virus, etc.

Añadiendo a esta complejidad se encuentran las numerosas sales que son requeridas en la sangre. Estas sales son principalmente iones básicos, tales como el sodio, potasio, fosfato, y el magnesio que ayudan a mantener un firme valor de pH para la sangre. Estos iones de bicarbonato eliminan el dióxido de carbono de los tejidos y ayudan a mantener un pH ligeramente alcalino de 7.4. Durante daños traumáticos o cirugías, una gran cantidad de atención es dada a la disminución significante del pH de la sangre o la pérdida de esta alcalinidad puede causar respiración rápida y violenta, con muerte probable para ocurrir en un pH de 7.0 o más bajo. Contrariamente, si se permite que el pH de la sangre se eleve más allá de 7.6, esto también puede resultar fatal.

Los evolucionistas aseveran que la vida evolucionó del mar, y son rápidos en señalar que el cloruro de sodio y otras sales encontradas en la sangre probablemente se originaron del mar. Sin embargo, por término medio la concentración de cloruro de sodio (sal) en el agua del mar es de 2.7% (0.8% de otras sales, algunas de las cuales no están presentes en la sangre y no beneficiarían al sistema cardiovascular). Si los evolucionistas tomaran el tiempo para calcular las matemáticas, ellos encontrarían que el mar Báltico—una de las grandes masas de agua “más fresca”—todavía es demasiado salado para haber cumplido alguna parte fisiológica en la evolución de la sangre.

DIFERENTES GRUPOS SANGUÍNEOS

Grupo
Sanguíneo

Porcentaje de
la Población

Posibles
Receptores

O+

O-

A+

A-

B+

B-

AB+

AB-

37%

6%

34%

6%

10%

2%

4%

1%

O+,A+,B+,AB+

Cualquiera

A+,AB+

A+,A-,AB+,AB-

B+,AB+

B+,B-,AB+,AB-

AB+

AB+,AB-

La sangre humana es clasificada en cuatro diferentes grupos: A, B, AB, y O. Cada letra designa el tipo de antígeno o proteína, encontrada en la superficie de los glóbulos rojos. [Por ejemplo, la superficie de los glóbulos rojos para la sangre tipo B tendría antígenos conocidos como antígenos-B]. A través de la prueba de sangre, nosotros podemos determinar el tipo de sangre de una persona, identificando los así-llamados antígenos ABO. La mayoría de nosotros, por ejemplo, conoce su tipo de sangre en el sistema ABO—e.g., O-negativo, AB-negativo, B-positivo (lo positivo o lo negativo hace referencia al así-llamado factor Rhesus, el cual es otro tipo de antígeno sobre la superficie de los glóbulos rojos). El grupo sanguíneo es crucial cuando las transfusiones de sangre llegan a ser necesarias. La gente con sangre de tipo O-negativo son llamados donantes universales, y pueden donar sangre a gente con tipos A, B, AB, u O. No obstante, una persona con grupo sanguíneo AB puede dar sangre solamente a personas con sangre AB.

EL ASUNTO DE ADÁN Y EVA

La verdad es que los humanos poseemos cuatro grupos sanguíneos, los cuales a primera vista parecen ser una victoria fuerte para los evolucionistas y un obstáculo descomunal para los creacionistas. Sin embargo, las variaciones que vemos en los grupos sanguíneos calzan fácilmente en el relato bíblico, una vez que entendemos las posibilidades. De los cuatro grupos sanguíneos fenotípicos (A,B, AB, y O), existen seis genotipos posibles: AA, AO, BB, BO, AB, OO. Ninguna diferencia médica existe entre AA, y AO; ambos son considerados tipo “A” y funcionan igual. En un modo similar, no hay trascendencia con BB o BO; estos son clasificados como tipo “B”.

Se dice que el tipo “A” y “B” son co-dominantes. Esto quiere decir que ellos toman precedencia sobre “O” si éste también está presente. Esto significa que ambos son dominantes al tipo “O”, pero igual entre ellos. Así que, si una madre tiene sangre tipo AO, la A es dominante y ella puede ser descrita como teniendo grupo sanguíneo A a pesar de que la O también está presente (piense de la O como siendo el compañero silencioso). Así que si una madre y un padre tienen grupos AO y BO, entonces el grupo sanguíneo de su descendencia puede ser, A, B, AB, u O.

Adán

A

O

Eva

B

AB

BO

O

AO

OO


25% AB
25% BO
25% AO
25% OO

En el caso de Adán y Eva, si Adán hubiera sido tipo AO y Eva tipo BO, entonces todos los cuatro grupos sanguíneos serían posibles en su descendencia (vea el diagrama siguiente). Cada hijo resultante tendría un 25% de oportunidad de ser A,B,O, o AB. Por ende cada hijo tendría el 25% de oportunidad de tener cualquiera de los cuatro grupos sanguíneos.

Así que, obviamente, Adán y Eva pueden fácilmente dar cuenta por los cuatro grupos sanguíneos que vemos hoy. Además, existieron ocho miembros de la familia de Noé a bordo del arca cuando Dios destruyó a todas las criaturas vivientes por medio del diluvio. Estos ocho individuos no tendrían problema en pasar todos los cuatro grupos sanguíneos a través de su linaje.

LOS HUMANOS, LOS ANIMALES, Y LA SANGRE

Cuando Dios creó a todas las criaturas vivientes, Él lo hizo conociendo que todas tendrían diferentes necesidades. Con esas necesidades venían requerimientos diferentes. Pablo, escribiendo a los cristianos en Corinto, declaró: “No toda carne es la misma carne, sino que una carne es la de los hombres, otra carne la de las bestias, otra la de los peces, y otra la de las aves” (1 Corintios 15:39). Los evolucionistas no encuentran consuelo al saber que la sangre humana es inmensamente diferente a la de los animales. La sangre humana no necesita ser especializada para largos periodos de hibernación como la sangre de los osos de Norteamérica. Adicionalmente, las necesidades de oxígeno de un hombre son diferentes a las de los peces y las aves, y por consiguiente la composición de nuestra sangre también varía. Los científicos clasifican a los animales en dos clases principales—de sangre caliente y de sangre fría—de acuerdo a cómo los animales regulan sus temperaturas internas. Aunque, los evolucionistas quisieran que creamos que la sangre de todas las criaturas vivas comparte un origen común.

¿QUÉ ACERCA DE LOS GRUPOS SANGUÍNEOS DE OTROS ANIMALES?

Los glóbulos rojos de todos los vertebrados no-mamíferos (i.e., peces, anfibios, reptiles, y aves) son nucleados, aplanados, y elipsoidales. Si, en efecto, los humanos evolucionaran de un antepasado común varios millones de años atrás, entonces tuviera sentido que los glóbulos sean similares en todos los animales. No obstante, esto está lejos de ser el caso.

Los chimpancés tienen grupos sanguíneos A y mínimo O, pero nunca B. Los gorilas tienes tipo B y mínimo O, pero nunca A. Además, no existe grupo sanguíneo AB en ninguno de estos primates, mientras que algunos humanos poseen grupo sanguíneo AB. Actualmente, ocho grupos sanguíneos son comúnmente encontrados en los perros, y son clasificados bajo lo que es conocido como el sistema eritrocito antígeno del perro (DEA). La tabla debajo bosqueja los ocho grupos sanguíneos comunes del sistema DEA usado en los Estados Unidos.

Nomenclatura
Nueva

Nomenclatura
Antigua

Incidencia

DEA-1.1

A1

40

DEA-1.2

A2

20

DEA-3

B

5

DEA-4

C

98

DEA-5

D

25

DEA-6

F

98

DEA-7

Tr

45

DEA-8

He

40

Así que, mientras los seres humanos tienen grupos sanguíneos A,B y O, los perros poseen ocho grupos diferentes. Y ya que sabemos que los grupos son hereditarios, surge la pregunta, “¿De dónde heredaron los perros estos grupos sanguíneos adicionales?”. Además, considere que los gatos tienen 11 grupos sanguíneos, y ¡las vacas son reportadas como teniendo casi 800 grupos sanguíneos diferentes! Evolucionar 800 grupos sanguíneos diferentes no es una pequeña hazaña, considerando que el hombre todavía no ha evolucionado aun una. Adicionalmente, los evolucionistas deben responder la pregunta, “¿Por qué no tienen todos los seres vivientes sangre?”. Si un sistema circulatorio exacto es el método más enérgico-eficiente para distribuir oxígeno y alimento, y es el mejor mecanismo para la limpieza de los organismos, entonces ¿por qué las plantas no emplean un sistema similar?

¿QUÉ ACERCA DE LA HIBERNACIÓN?

Aunque todos disfrutamos un buen dormitar en la noche, ¿cuántos de nosotros dormimos por varias semanas a la vez? Los animales de hibernación tienen un elemento en su sangre conocido como el Activador de Inducción de Hibernación (AIH). Los investigadores sugieren que esto es una clase de opiato químicamente relacionado a la morfina. Cuando los días llegan a ser más cortos, cuando la temperatura cambia, y cuando la comida llega a ser escasa, el AIH provoca hibernación. Exactamente cómo y por qué esto pasa permanece siendo un misterio, pero lo que sabemos es que los seres humanos no poseen AIH en su sangre.

¿QUÉ ACERCA DE LAS AVES?

Las aves tienen un sistema circulatorio que es muy similar a los mamíferos. La sangre de las aves es similar a la nuestra en que contiene tanto glóbulos rojos y leucocitos. No obstante, a diferencia de los humanos, ¡los glóbulos rojos de un ave son nucleados! Esto, desde luego, plantea la pregunta de cuál fue el glóbulo original—¿el nucleado o el anucleado? Adicionalmente, los requerimientos de oxígeno de las aves son mucho más grandes que la de los humanos, y por tanto la composición de la sangre en las aves es diferente a la de los humanos.

¿QUÉ ACERCA DE LOS PECES?

¿Está su sangre lista para un buen baño largo? La mayoría de nosotros raramente consideramos la complejidad implicada de vivir en un ambiente acuático donde incluso la sangre es diferente. La sangre del pez es más espesa que la sangre humana y tiene una presión más baja porque es bombeada por un corazón con solamente dos cámaras. Por consiguiente, el flujo de la sangre a través del cuerpo de un pez es lento. Ya que la sangre fluye lentamente a través de las agallas donde éste recoge oxígeno, y ya que el agua contiene menos oxigeno que el aíre, la sangre del pez no es tan rica en oxígeno como la sangre humana. También, como resultado del flujo lento de la sangre a través de las agallas, la sangre se enfría y se aproxima a la temperatura del agua alrededor del pez. Si la sangre humana hiciera lo mismo, habría una carrera a la muerte—a la muerte por hipotermia, o a la muerte por falta de oxígeno.

CONCLUSIÓN

Cuando usted toma en cuenta tales cosas como: (a) la naturaleza heredada de la sangre humana; (b) su osmolalidad (la osmolalidad es una medida de la concentración de solutos por litro de solución); (c) la cantidad específica de iones, proteínas, y moléculas orgánicas que contiene; (d) el hecho de que debe ser mantenida a un volumen específico; y (e) el factor que debe ser mantenida a un pH específico, rápidamente llega a ser aparente que debe haber existido un Diseñador detrás de este increíble líquido dador de vida.

Adicionalmente, el desangramiento por el pecado de todo cordero bajo el Antiguo Pacto no pudo hacer lo que la sangre de un Cordero sin mancha de Dios pudo hacer al quitar los pecados del mundo entero (Éxodo 12:12; 1 Corintios 5:7). El escritor del libro de los Hebreos lo expresó en esta manera: “Porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados” (10:4). La sangre de Jesucristo derramada en la cruz del Calvario fue roja justo como la de usted y la mía, pero ésta pagó una deuda que no puede ser repagada. ¿Pudieron los cuatro grupos sanguíneos haber venido de Adán y Eva? ¡Definitivamente! La única pregunta que permanece concerniente a Adán y Eva es, ¿quién fue el tipo “A” y quién fue el tipo “B”?




Derechos de autor © 2005 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Ciencia y la Biblia" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org