English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Dardos Bíblicos

Babilonia la Grande ha Caído
por Kyle Butt, M.A.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

Babilonia fue una de las ciudades más ricas del mundo durante los años 740 a.C. al 680 a.C. Durante estos “días gloriosos”, la ciudad prosperó como si tuviera el toque mágico de Midas; todo lo que tocara parecía convertirse en oro. Babilonia estaba ubicada entre los ríos Tigris y Eufrates—una franja de tierra muy agrícolamente productiva tanto que hoy es conocida como la “medialuna fértil”.

Sin embargo, su agricultura y sus llanuras bien-irrigadas no eran la razón por la cual era famosa. Babilonia ganó su reputación a causa de sus murallas altas y masivas y sus almenas defensivas fuertes. De hecho, los escritores antiguos describieron murallas que fueron de 14 millas de largo en los cuatro lados de la ciudad y que alcanzaban alturas de más de 300 pies—más altas que la mayoría de edificios de hoy en día. Las murallas no eran solamente largas y altas, sino también en algunos lugares tenían 75 pies de grosor. Pero las murallas no eran la única forma de defensa. El Río Eufrates circundaba la ciudad, haciendo un foso perfecto que oscilaba de 65 a 250 pies de un lado al otro. Esta combinación de foso/pared parecía hacer a la ciudad inconquistable.

Pero a pesar de la fortaleza militar fuerte y defensiva de la ciudad, los profetas de Dios predijeron su destrucción. En Jeremías 50:9, el profeta declaró que Dios iba a hacer “subir contra Babilonia reunión de grandes pueblos de la tierra del norte”. Esta predicción probablemente parecía infundada en el tiempo que fue hecha, ya que ninguno de estos pueblos se aproximaba a tener suficiente fuerza como para derrotar a Babilonia. Pero años después de la profecía, Ciro, rey del Imperio Medo-Persa, organizó gran fuerza de muchas naciones diferentes y marchó hacia el Sur en contra de Babilonia. Los detalles del cumplimiento son asombrosos. Jeremías registró que Dios había declarado: “Secaré su mar, y haré que su corriente quede seca” (51:36). Otra vez el profeta predijo: “Sequedad sobre sus aguas, y se secarán; porque es tierra de ídolos” (50:38). Además, el profeta prometió que el Señor había hablado: “Les pondré banquetes, y haré que se embriaguen, para que se alegren, y duerman eterno sueño y no despierten” (51:39).

Ahora escuche la narración cuando la historia se revela. El Río Eufrates corría por debajo de las grandes murallas de Babilonia. Después de un sitio de dos años completos, Ciro fue capaz de desviar el río para hacerlo fluir en un gran pantanal al lado occidental de la ciudad. Al hacer esto, él “secó los ríos” de Babilonia y proveyó una manera fácil para que sus soldados entraran debajo de las murallas de la ciudad donde las aguas solían fluir. Pero los babilonios dentro de la ciudad no tenían idea de lo que estaba pasando. Ellos pudieron haber defendido la ciudad, pero en cambio estaban festejando y emborrachándose. Ciro ordenó a sus hombres a actuar como injuriadores borrachos, y para el tiempo que los babilonios supieron que estaba pasando, la ciudad estaba llena de tropas enemigas que finalmente la conquistaron.

Incluso cuando las circunstancias anteriores serían suficientes como para probar la exactitud de la profecía de Jeremías (y por ende de la Biblia), las predicciones de los profetas no paran allí. Los capítulos 50-51 del libro de Jeremías están llenos con más condenaciones futuristas de Babilonia, todas las cuales fueron cumplidas en mínimo detalle. Ciertamente, las palabras habladas por el profeta sí se cumplieron.

Una y otra vez, la Biblia ha estado “justo en el blanco” cuando ha predicho el futuro. Los registros seculares documentan los hechos acerca de Babilonia. Por tanto ¿qué prueba esto? Esto prueba simplemente una cosa—que Dios mismo inspiró las palabras escritas en las páginas de la Biblia. Y ya que ese es el caso, todo ser humano debería dar la bienvenida a la Biblia “no como la palabra de hombres, sino como lo que es en verdad, la Palabra de Dios” (1 Tesalonicenses 2:13).



Derechos de autor © 2005 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Dardos Bíblicos" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.077 Seconds