English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Ciencia y la Biblia

Biogénesis—el Largo Alcance de la Ley
por Kyle Butt, M.A.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

En la biología, una de las leyes de la ciencia usada más ampliamente es la Ley de la Biogénesis. El término “biogénesis” está compuesto de dos palabras—“bio”, que significa vida, y “génesis”, que significa principio. Por ende, esta ley aborda el principio de la vida. Y ésta simplemente declara que la vida viene solamente de la vida previa de su propio género. Nosotros vemos que esta ley se realiza cada día alrededor de todo el mundo. Todos sabemos que los gatitos vienen solamente de las gatas, las vacas producen solamente becerros, y los perritos vienen solamente de los perros. Un cerdo nunca engendra un caballo, y una oveja nunca produce una iguana.

Al pasar los años, la veracidad de esta ley ha sido documentada por miles de científicos, de los cuales uno de los más famosos fue Louis Pasteur. Su trabajo dio un golpe devastador a la noción de la generación espontánea (la idea de que la vida surge por sí misma de fuentes no-vivientes). En siglos anteriores, la idea de que la vida surgía de cosas no-vivientes era muy popular. La gente creía que una persona podía tomar algunos granos de trigo, envolverlos en un trapo viejo, ponerlos en una esquina de un granero, y producir ratones. Ellos también creían que la carne antigua dejada sobre la mesa de la cocina generaría larvas espontáneamente. Sin embargo, los profesores y maestros correctamente señalan hoy en día que Pasteur triunfó sobre esta “mitología” cuando desaprobó el concepto de la generación espontánea a través de sus experimentos científicos bien-diseñados. El evolucionista Martin Moe correctamente comentó que “un siglo de descubrimientos sensacionales en las ciencias biológicas nos han enseñado que la vida solamente surge de la vida” (1981, 89[11]:36, énfasis añadido). Incluso el eminente evolucionista George Gaylord Simpson y sus colegas observaron que “no existe duda seria de que la biogénesis es la regla, de que la vida viene solamente de otra vida, de que una célula, la unidad de la vida, es siempre y exclusivamente el producto o resultado de otra célula” (1965, p. 144, énfasis añadido). Aunque, con casi el mismo aliento, estos mismos profesores y maestros dicen a sus estudiantes que los químicos no-vivientes produjeron organismos vivientes en un tiempo en el pasado distante—es decir, que la generación espontánea ocurrió.

Lo cierto es que la evolución no pudo haber ocurrido sin alguna clase de generación espontánea. Por esta razón, muchos científicos han inventado experimentos que intenten crear vida de sustancias no-vivientes. Pero después de todos estos intentos, la vida no ha sido creada de algo no-viviente. Ahora, vamos a pensar críticamente por un momento. Si miles de científicos han diseñado experimentos cuidadosamente planeados para crear vida de algo no-viviente, y hasta la fecha han fallado miserablemente cada vez, ¿cómo se pudiera esperar creer que la naturaleza lo hiciera usando los accidentes, la casualidad, y las fuerzas ciegas? Por el contrario, sea en la naturaleza o en el laboratorio, ¡los científicos nunca han documentado un caso sencillo de generación espontánea! La vida viene de la vida previa de su propia clase, lo cual es exactamente lo que el modelo de la creación enseña. Para declararlo en las palabras de Génesis 1:24: “Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie. Y fue así”.

REFERENCIAS

Moe, Martin (1981), “Genes on Ice,” Science Digest, 89[11]:36,95, December.

Simpson, G.G., C.S. Pittendrigh, and L.H. Tiffany (1965), Life: An Introduction to Biology (New York: Harcourt, Brace, and World).



Derechos de autor © 2005 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Ciencia y la Biblia" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.036 Seconds