English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos

EBGlobal


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Temas Doctrinales

La Mujer Adúltera
por Dave Miller, Ph.D.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

Uno de los pasajes más maltratados, mal usados, y mal aplicados en la Biblia es la narración de la mujer sorprendida en adulterio, registrada en Juan 8:1-11. [Para un tratado de los aspectos técnicos de este pasaje como un variante textual, vea Woods, 1989, p. 162; McGarvey, 1974, p. 16; Metzger, 1971, pp. 219-222; Metzger, 1968, pp. 223-224]. Este pasaje ha sido usado por los eticistas del situacionismo (e.g., Fletcher, 1967, pp. 83,133), los libertinos, y los liberales para insistir que Dios no es “técnico” en cuanto al cumplimiento definitivo de Sus leyes. La mayor parte de la cristiandad ha incitado a esta noción al descontextualizar y aplicar indiscriminadamente el comentario de Jesús: “El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella” (vs. 7). Por tanto, el individuo promedio ha llegado a pensar que Jesús fue tolerante y perdonador a tal extensión que liberó a la mujer de las restricciones estrictas de la ley de la Biblia que demandaban su ejecución. Ellos creen que Jesús simplemente desechó su pecado, y le otorgó una libertad y perdón incondicional—aunque la Ley demandaba que ella muriera (Levítico 20:10). Después de todo, ¿no es verdad que Jesús coloca a la gente “en el asimiento de la gracia” (Lucado, 1996)?

Aquellos que cuestionan estas conclusiones son ridiculizados como “tradicionalistas” que tienen falta de “compasión”, y que son exactamente como los escribas y fariseos “legalistas” quienes cruelmente acusaban a la mujer y querían encargarse de ella en concordancia estricta a la Ley de Moisés. ¿Anuló Jesús los requerimientos claros de la legislación mosaica para demostrar misericordia, gracia, y perdón? Un estudio cuidadoso de Juan 8:1-11 revela a lo menos tres ideas que clarifican la confusión y el concepto falso de la imaginación popular.

Primero, las regulaciones mosaicas declaraban que una persona podía ser ejecutada solamente si había dos o más testigos del crimen (Deuteronomio 19:15). Era insuficiente que un solo testigo invocara la pena de muerte (Deuteronomio 17:6). Se reportó que la mujer bajo consideración fue sorprendida en el “acto mismo” (vs. 4), pero no se menciona nada acerca de la identidad del testigo o testigos. Puede haber existido solamente uno, lo cual hacía a la ejecución ilegal.

Segundo, incluso si había dos o más testigos presentes para verificar el pecado de la mujer, el Antiguo Testamento era igualmente explícito concerniente al hecho de que ambos, la mujer y el hombre, tenían que ser ejecutados (Deuteronomio 22:22). ¿Dónde estaba el hombre? El grupo acusador hizo completamente a un lado esta característica crítica de la Ley de Dios, demostrando que esta situación falsificada obviamente no calzaba las precondiciones mosaicas para invocar la pena capital. ¡La obediencia a la Ley de Moisés en este caso realmente significaba el dejar ir a la mujer!

Una tercera consideración que los libertinos pasan por alto concerniente a este pasaje es el significado exacto de la frase “El que de vosotros esté sin pecado...”. Si este enunciado es tomado como una prohibición general en contra de acusar, disciplinar, o castigar al cristiano impenitente y errante, entonces este pasaje contradijera rotundamente una cantidad grande de otros pasajes (e.g., Romanos 16:17; 1 Corintios 5; Gálatas 6:1; 2 Tesalonicenses 3:6,14; Tito 3:10; 2 Juan 9-11). Jesús no solo frecuentemente pronunció sentencia sobre una variedad de individuos durante Su vida en la Tierra (e.g., Mateo 15:14; 23; Juan 8:44,45; 9:41; et.al.), sino también impuso sobre Sus discípulos la necesidad de hacer lo mismo (e.g., Juan 7:24). Pedro fue muy directo al evaluar el estatus espiritual de la gente (e.g., Hechos 8:23). Pablo reprendió la inacción de los corintios concerniente a su hermano fornicario: “¿No juzgáis vosotros a los que están dentro?... Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros” (1 Corintios 5:12,13, énfasis añadido). Obviamente, Pablo demandó que los cristianos juzgaran (i.e., hicieran una evaluación exacta concerniente a) la condición moral de un compañero cristiano. Incluso el texto conocido y tan a menudo organizado para “probar” y promover el relajamiento (i.e., “No juzguéis, para que no seáis juzgados”—Mateo 7:1) registra a Jesús amonestando a Sus discípulos: “...entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano” (vs. 5). La moderna celebración cultural extensa de ser no-sentenciosos (“Yo estoy en lo correcto, tú estás en lo correcto”) está claramente en discordancia con la enseñanza de la Biblia.

Por tanto Jesús no pudo haber estado ofreciendo una prohibición general en contra de tomar una acción apropiada con respecto a los pecados de nuestros prójimos. Entonces ¿qué significaron Sus palabras? ¿Qué más podía estar pasando en este escenario como para desanimar, socavar, y poner fin completamente a la determinación alborotadora de los acusadores de la mujer por atacar a Jesús, al usar a la mujer como pretexto? ¿Qué había en las palabras de Jesús que tenía tanto poder como para detenerlos en su trayectoria—tanto como para que su protesta desapareciera en el silencio y ellos salieran “uno a uno, comenzando desde los más viejos” (vs. 9)?

La mayoría de comentaristas sugieren que Él los avergonzó al lograr que ellos se dieran cuenta que “nadie es perfecto y todos nosotros pecamos”. Pero esta multitud variada—con su dureza de corazón notoria y repetidamente documentada—no hubiera sido disuadida si Jesús simplemente hubiera transmitido la siguiente idea: “Oigan, den un descanso a esta mujer, ninguno de nosotros es perfecto, y todos nosotros hacemos cosas de las cuales no estamos orgullosos”. Estos escribas y fariseos insensibles tuvieron el descaro de desviar el caso de la mujer de los procedimientos judiciales adecuados y de humillarla al arrastrarla a la fuerza hasta la presencia de Jesús, haciéndola con esto un espectáculo público. Aparentemente acompañados por un grupo de partidarios involucrados, ellos la sometieron cruelmente a la gran audiencia de “todo el pueblo” (vs. 2) que había venido a oír la enseñanza de Jesús. Ellos no podían haber sido disuadidos de su objetivo por tal declaración simple de Jesús de que “nadie es perfecto”.

Por tanto, ¿cuál es la respuesta a esta circunstancia extraña? Jesús estaba enfatizando precisamente el mismo punto que Pablo trató de hacer entender a los judíos hipócritas y duros de cerviz en Roma: “Por lo cual eres inexcusable, oh hombre, quienquiera que seas tú que juzgas; pues en lo que juzgas a otro, te condenas a ti mismo; porque tú que juzgas haces lo mismo (Romanos 2:1). Pablo fue especialmente específico sobre el punto con el cual Jesús lidió: “Tú que dices que no se ha de adulterar, ¿adulteras?” (vs. 22). En otras palabras, ninguna persona está calificada a llamar la atención al pecado de otro cuando ese individuo está en la práctica en curso del mismo pecado. Otra vez, como Jesús previamente declaró, “¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano” (Mateo 7:5). Después de todo, es el hermano o hermana “espiritual” quien está en la posición adecuada de restaurar al rebelde (Gálatas 6:1).

Consecuentemente, en el contexto bajo consideración, Jesús sabía que los acusadores de la mujer eran culpables de lo mismo por lo cual ellos estaban dispuestos a condenarla. (No está fuera del reino de la posibilidad que el hombre con quien la mujer hubiera cometido adulterio estaría ligado a la multitud acusadora). Jesús fue capaz de remorderlos con su culpabilidad al causar que ellos se dieran cuenta que Él sabía que ellos, también, eran culpables. La antigua ley hacía claro que los testigos del crimen debían arrojar las primeras piedras (Deuteronomio 17:7). La pena de muerte no podía ser invocada legalmente si los testigos no estaban disponibles o calificados. Jesús estaba enfatizando directamente el hecho que los testigos no eran idóneos para cumplir este rol porque ellos eran culpables del mismo pecado, y por ende merecían ser retribuidos con acusaciones similares. Ellos fueron intimidados hasta quedar en silencio al darse cuenta que Jesús estaba enterado de sus propias indiscreciones sexuales.

Observe cuidadosamente que con la retirada de los acusadores, Jesús estableció una pregunta técnica legal: “Mujer, ¿dónde están ellos? ¿Ningún hombre te condenó?” (traducción de la Versión en inglés American Standard), o “Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó?” (vs. 10, Reina Valera). La razón para que Jesús verificara la ausencia de los acusadores quienes presentaron las acusaciones en contra de la mujer es que la Ley de Moisés mandaba la presencia de los testigos del crimen antes que la culpa pudiera ser establecida y pasada la sentencia. La mujer confirmó, “Ninguno, Señor” (vs. 11). Jesús entonces declaró: “Ni yo te condeno...”. El significado de este pronunciamiento fue que si dos o más testigos de su pecado no estaban presentes o dispuestos a documentar el crimen, entonces ella no podía ser considerada legalmente responsable, ya que tampoco Jesús mismo, estaba calificado para servir como un testigo ocular de su acción. La interpretación usual de “ni yo te condeno” es que Jesús fue flexible, tolerante, y estuvo indispuesto a ser crítico para con otros o condenar sus acciones pecaminosas. ¡Ridículo! La Biblia repudia tal pensamiento en casi todo pasaje. Jesús estaba declarando el hecho de que la mujer pudo escapar de la condenación judicial sobre el fundamento de uno o más tecnicismos legales. Pero, Él dijo (para usar el vernáculo del tiempo moderno), “¡Mejor deja de hacer eso! “¡Tú fuiste afortunada esta vez, pero debes dejar tu comportamiento pecaminoso!”.

¡Increíble! Los escribas y los fariseos estaban tratando de tender una trampa a Jesús. Aunque Jesús, como era a menudo el caso (e.g., Mateo 21:23-27), “volteó las cartas” de sus acusadores, y en su lugar, ¡ellos cayeron en la trampa! Al mismo tiempo, Él demostró un respeto profundo y perdurable por la belleza y poder gobernante de la ley—la ley que Él y Su Padre habían escrito. Jesús fue la única persona que alguna vez cumpliera con la legislación mosaica perfectamente. Él nunca buscó excusar la violación humana de la ley, ni minimizar la aplicación obligatoria y autoritativa de la ley para la gente. Cualquier interpretación de cualquier pasaje que describa a Jesús como violando la ley de Dios para así perdonar o complacer al hombre es una interpretación falsa, como lo es toda interpretación que relega a la ley a un estatus de importancia secundaria (cf. Deuteronomio 6:24; Salmos 19:7-11; Romanos 7:12). Cualquier interpretación de cualquier pasaje que contradiga la enseñanza de otros pasajes claros es también falsa. Jesús no estaba simpatizando con el modo de pensar permisivo de los pensadores modernos doctrinalmente relajados que debilitan la doctrina y la naturaleza obligatoria de la ley en el nombre de la “gracia”, “libertad”, o “compasión”.

REFERENCIAS

Fletcher, Joseph (1967), Moral Responsibility (Philadelphia, PA: Westminster).

Lucado, Max (1996), In the Grip of Grace (Dallas: Word).

McGarvey, J.W. (1974 reprint), Evidences of Christianity (Nashville, TN: Gospel Advocate).

Metzger, Bruce (1971), A Textual Commentary on the Greek New Testament (New York: United Bible Society).

Metzger, Bruce M. (1968), The Text of the New Testament (New York: Oxford University Press), second edition.

Woods, Guy N. (1989), A Commentary on the Gospel According to John (Nashville, TN: Gospel Advocate).



Derechos de autor © 2005 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Temas Doctrinales" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.046 Seconds