English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos

EBGlobal


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Dardos Bíblicos

Inspiración, No Interpretación
por Eric Lyons, M.Min.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

“Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2 Pedro 1:20-21).

De tiempo en tiempo, algunos líderes religiosos en el mundo “cristiano” hacen referencia al pasaje anterior para defender la idea que el hombre no puede entender la Biblia por sí mismo. Ya que ellos creen que no se puede interpretar la Biblia privadamente, los que proponen esta idea enseñan que no se puede entender la Biblia adecuadamente sin la instrucción del “clero”. Por ende, ellos dicen, no habrá mucho provecho del estudio privado o personal de las Escrituras.

La lectura casual de 2 Pedro 1:20—sin tener en cuenta el contexto en que se encuentra el pasaje—puede guiarnos a entender este versículo de esta manera. Sin embargo, al examinar más profundamente este pasaje podemos entender que no hace referencia en absoluto a los que leen las Escrituras, sino a los que las escribieron. Al estudiar el contexto del pasaje, se aprende que el pasaje está hablando de la manera en que las Escrituras llegaron a existir, no la manera en que se deben “interpretar”.

Siguiendo el pensamiento del versículo 20 al versículo 21, leemos: “Entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (énfasis añadido). La palabra “porque” en el versículo 21 conecta los dos pensamientos. La palabra castellana “porque” se deriva de la conjunción griega gar. El Diccionario de Griego-Hebreo de Strong (1994) indica que esta palabra es una “partícula principal” que asigna “una razón”, y se usa para argumentar una “explicación” o “intensificación”. La razón por la cual “ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada” es porque “nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (énfasis añadido). La palabra “porque” conecta los dos pensamientos. Pedro estaba diciendo que los profetas no inventaron lo que escribieron; en cambio, fueron guiados por el Espíritu Santo (cf. 2 Timoteo 3:16-17). Sin duda por esta razón la NVI traduce: “Porque la profecía no ha tenido su origen en la voluntad humana” (2 Pedro 1:20, énfasis añadido)—no la interpretación del lector.

Además, según el Léxico Griego Analítico del Nuevo Testamento de Mounce (1993), la palabra griega epilusis (que se traduce como “interpretación” en 2 Pedro 1:20) significa principalmente “un libramiento” o “liberación”. La raíz de epilusis es luo, y significa literalmente “desatar, desligar o desajustar”. Por tanto, “nunca la profecía” fue liberada, desatada o dada por las invenciones de los propios profetas. Ellos no pusieron su propia interpretación en el mensaje de Dios; en cambio, el Espíritu Santo les guió. Entonces, obviamente este pasaje no tiene referencia a los intérpretes modernos del texto, sino a los que lo escribieron—i.e., los profetas y apóstoles (cf. Efesios 3:5).

Algunos grupos religiosos sostienen la posición que “no se puede entender la Biblia por sí mismo” al intentar privar a la persona regular de las bendiciones de la lectura, el estudio y el aprendizaje personal de la voluntad de Dios. Por muchos siglos, la jerarquía de la Iglesia Católica Romana mantuvo a la Biblia fuera del alcance de las manos del “laicado”, porque los que constituían esa jerarquía estaban preocupados que la persona regular pudiera leer y estudiar la Biblia por sí misma y aprender que la Iglesia Católica practica muchas cosas que la Biblia no enseña. Incluso en 1816, el Papa Pío VII (en Versionibus S. Scriptura, 3 de septiembre) dijo:

Declaro que las asociaciones formadas en la mayor parte de Europa para traducir y difundir la ley de Dios en los idiomas comunes, provocan horror en mí y tienden a debilitar la fe cristiana hasta sus fundaciones. Es necesario destruir esta plaga y revelar los planes impíos de estos manipuladores.

Estos comentarios revelan que los líderes de la Iglesia Católica temían que el “laicado” llegara “al conocimiento de la verdad” (1 Timoteo 2:4) y rechazara las enseñanzas corruptas de la Iglesia Católica.

Aunque algunos continuarán usando 2 Pedro 1:20-21 para enseñar que debemos tener un “sacerdote” o “pastor” para interpretar las Escrituras por nosotros, el examen profundo y lógico de estos versículos revela lo contrario. La verdad sigue siendo que Dios nos ha dado un libro que se puede entender y obedecer (cf. Efesios 3:4).



Derechos de autor © 2008 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Dardos Bíblicos" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.091 Seconds