English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Creación vs. Evolución

Algo Adicional que los “Fósiles Vivos” Revelan
por Eric Lyons, M.Min.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

Aunque el término “fósil vivo” suena paradójico, se usa esta expresión ampliamente para hacer referencia a las plantas o animales vivos que coinciden con los fósiles que los evolucionistas creen que tienen millones de años. La lista de fósiles vivos de plantas y animales incluye a las cicadas, helechos, libélulas, zarigüeyas, cocodrilos, tuataras, tiburones con volantes, cangrejos cacerolas, etc. Los fósiles vivos son una vergüenza para la teoría evolutiva por varias razones (vea Butt, 2006). Primeramente, los “fósiles vivos” muestran que varios animales virtualmente no han cambiado durante largos periodos de tiempo (supuestamente millones de años). Aunque tienen varias pulgadas menos que sus homólogos fósiles, las libélulas del siglo XXI todavía son libélulas. Los cangrejos cacerolas que viven hoy son los mismos que los cangrejos cacerolas de “350 millones de años atrás”. La existencia de los fósiles vivos está en armonía con lo que Génesis 1 ha enseñado por milenios: los animales reproducen según su especie.

Aparentemente los evolucionistas pasan por alto otro punto principal cuando se habla de los fósiles vivos y el registro fósil: las plantas y los animales pueden vivir por periodos largos de tiempo (supuestamente millones de años) sin dejar evidencia fósil. Según los evolucionistas, los árboles ginkgos prosperaban hace 240 millones de años atrás, antes que los dinosaurios evolucionaran (vea Krock, 2003). Interesantemente, no hay evidencia de la presencia de ginkgos en capas de rocas que supuestamente representan muchos millones de años, pero hoy están vivos (Hodge, 2006, p. 183). Por consiguiente, el hecho que no aparezcan en el estrato no significa que no existieron durante los supuestos millones de años que se requirió para que las capas se formaran.

Considere también el fósil vivo conocido como celacanto. Desde 1839 (cuando los fósiles de celacanto se descubrieron por primera vez—Perkins, 2001) hasta 1938, los evolucionistas alegaban que este pez era el eslabón perdido en la evolución del pez a los anfibios (“Diver Finds...”, s.d.). Supuestamente, los celacantos habían existido “por aproximadamente 400 millones de años” (“Divers Finds...”). Los evolucionistas creían firmemente que “el celacanto llegó a extinguirse alrededor de 70 millones de años atrás [aproximadamente el mismo tiempo que los dinosaurios se extinguieron—EL] ya que no se encontraron sus fósiles en ningún depósito más alto que este” (Hodge, 2006, p. 183). Science News declaró que los celacantos “desaparecieron del registro fósil 75 millones de años atrás” (Perkins, 2001, énfasis añadido). Sin embargo, en 1938 se sacó a la orilla a un celacanto en África del Sur. Se le atrapó en el Océano Índico cerca de Madagascar, y desde ese tiempo se ha visto y atrapado a más de 200 ejemplares (vea “Coelacanth”, s.d.).

Los evolucionistas admiten que el registro fósil de los pasados “70 millones de años” no muestra evidencia de celacantos. Pero, nosotros “sabemos” que ellos vivieron durante esos “70 millones de años” porque están vivos hoy. Como los ginkgos, la ausencia de los celacantos en ciertas capas no significa que ellos no estuvieron vivos durante los supuestos millones de años que requirió para que la roca se formara; esto simplemente significa que no fueron cubiertos o fosilizados en esas capas.

Lo más importante, considere esta verdad que aprendemos de los fósiles vivos a la luz de la supuesta evolución humana. Los evolucionistas suponen que los humanos no vivían en varias eras pasadas (de supuestamente millones de años atrás) ya que no se ha descubierto fósiles humanos en capas de rocas datadas de muchos millones de años. No obstante, lo cierto es que tenemos la misma evidencia para la vida de los humanos en los pasados “70 millones de años” como tenemos en cuanto a los celacantos y ginkgos. ¿Pudieron haber vivido los humanos mientras se formaba las diferentes capas de rocas, sin dejar fósiles humanos? El hecho que no se encuentre fósiles humanos en ciertas capas de rocas no significa que los humanos no vivían en el tiempo que se formaron esas capas. Los fósiles vivos ilustran maravillosamente esta verdad, y producen duda considerable en cuanto al horario geológico evolutivo.

REFERENCIAS

Butt, Kyle (2006), “¿Qué es un Fósil Vivo?”, [En-línea], URL: http://www.apologeticspress.org/espanol/articulos/3023.

“Coelacanth” (sine data), American Museum of Natural History, [En-línea], URL: http://www.sciencenews.org/articles/20010505/bob13.asp.

“Diver Finds ‘Living Fossil’” (sine data), Science Now, [En-línea], URL: http://www.calacademy.org/science_now/archive/headline_science/ coelacanth_010601.php.

Hodge, Bodie (2006), The New Answers Book (Green Forest, AR: Master Books).

Krock, Lexi (2003), “Other Fish in the Sea”, NOVA, enero, [En-línea], URL: http://www.pbs.org/wgbh/nova/fish/other.html.

Perkins, Sid (2001), “The Latest Pisces of an Evolutionary Puzzle—Discovery of Coelacanth off Coast of South Africa”, Science News 159:282, 5 de mayo, [En-línea], URL: http://www. sciencenews.org/articles/20010505/bob13.asp.



Derechos de autor © 2007 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Creación vs. Evolución" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.084 Seconds