English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos

EBGlobal


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Dardos Bíblicos

Las Genealogías de Mateo y Lucas
por Dave Miller, Ph.D.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

Una de las acusaciones que los escépticos presentan en contra de la Biblia es la apariencia superficial de contradicción entre la lista genealógica de Mateo (1:1-17) y Lucas (3:23-38). Como de costumbre, la acusación de contradicción es prematura y refleja una evaluación inmadura de la evidencia existente. En cada caso de contradicción, la investigación adicional ha provisto evidencia que exonera a la Biblia y que verifica adicionalmente su infalibilidad. Se ha explicado y respondido hace mucho tiempo a las supuestas discrepancias en cuanto a las genealogías de Mateo y Lucas (e.g., Haley, 1977, pp. 325-326; McGarvey, 1910, pp. 344-346; McGarvey, 1974, pp. 51-55; cf. Lyons, 2003).

Cuando se coloca las dos listas genealógicas lado a lado, salen a la luz varios factores que inmediatamente disipan la apariencia de conflicto.

Primero, Mateo registra el linaje de Cristo solamente hasta Abraham; Lucas lo traza hasta Adán. Segundo, Mateo usó la expresión “engendrar”; Lucas usó la expresión “hijo de”, lo cual hace que su lista se lea al revés. Tercero, los dos linajes genealógicos son paralelos desde Abraham a David. Cuarto, comenzando con David, Mateo trazó el linaje paterno de ascendencia a través de Salomón; Lucas trazó el linaje materno a través del hermano de Salomón, Natán.

Un quinto factor que se debe reconocer es que los dos linajes (paterno y materno) se enlazan en Salatiel y Zorobabel. Pero el enlace se separa otra vez en los dos hijos de Zorobabel—Resa y Abiud. Sexto, los dos linajes se unen otra vez, y por última vez, en el matrimonio de José y María. José fue el último del linaje paterno, mientras que María fue la última del linaje materno como la hija de Elí.

El hecho que se diga que José es “hijo” de Elí (el padre de María) genera una séptima consideración: el uso judío de la palabra “hijo”. Los hebreos usaban esta palabra a lo menos en cinco sentidos diferentes: (1) en el sentido que se usa hoy en cuanto al descendiente de una generación; (2) en el sentido de un descendiente, sea un nieto o un descendiente más remoto de muchas generaciones después, e.g., Mateo 1:1; 21:9; 22:42 (“engendrar” tiene esta misma flexibilidad en su aplicación); (3) como un yerno (los judíos no tenían una palabra para expresar este concepto así que usaban solamente “hijo”—e.g., 1 Samuel 24:16; 26:17); (4) de acuerdo con la ley de matrimonio levirato (Deuteronomio 25:5-10; cf. Mateo 22:24-26), por el cual un hombre fallecido tenía un hijo a través de un padre sustituto que legalmente se casaba con la viuda (e.g., Rut 2:20; 3:9,12; 4:3-5); y (5) en el sentido de un hijastro que toma el estado legal de su padrastro—relación que José y Jesús tenían (Mateo 13:55; Marcos 6:3; Lucas 3:23; 4:22; Juan 6:42).

Note cuidadosamente que José fue un descendiente directo de David y, por ende, del trono de David. Este es el propósito preciso de la genealogía de Mateo: demostrar el derecho legal de Jesús para heredar el trono de David—un prerrequisito necesario que autentica Su reclamación mesiánica. No obstante, una credencial igualmente importante fue Su ascendencia de sangre y/o física de David—un punto que no se podía establecer a través de José ya que “estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo” (Mateo 1:18, énfasis añadido). Esta característica mesiánica de Cristo se estableció a través de Su madre María, quien también fue una descendiente directa de David (Lucas 1:30-32). El parentesco con David y el trono de David fueron variables necesarias para calificar y autenticar a Jesús como el Mesías.

Una vez más, las complejidades intrincadas de la Biblia resplandecen para disipar las acusaciones de los críticos, mientras que demuestran simultáneamente su infalibilidad. Cuanto más se sumerge en sus complejidades y en sus profundidades intrigantes, más se llega a la conclusión inevitable que la Biblia realmente es el Libro de libros—la Palabra inspirada de Dios.

REFERENCIAS

Haley, John W. (1977), Alleged Discrepancies of the Bible (Grand Rapids, MI: Baker).

Lyons, Eric (2003), The Anvil Rings (Montgomery, AL: Apologetics Press).

McGarvey, J.W. (1910), Biblical Criticism (Cincinnati, OH: Standard).

McGarvey, J.W. (1974 reimpresión), Evidences of Christianity (Nashville, TN: Gospel Advocate).



Derechos de autor © 2007 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Dardos Bíblicos" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.043 Seconds