English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Creación vs. Evolución

El Argumento del “Ombligo”
por Wayne Jackson, M.A.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

Ocasionalmente nos tropezamos con un artículo que carece de sentido común tanto que nos preguntamos cómo pudo haberse publicado. Uno de esos artículos fue una redacción escrita recientemente por un alma engañada que ocupa un pequeño lugar en la hermandad cristiana extremadamente liberal. Una revista que muy a menudo es un conducto del error publicó esta composición ínfima. Esa revista tiene el nombre, Does God Exist? (¿Existe Dios?) [DGE por sus siglas en inglés] (una pregunta de la cual el editor parece tener dudas, ya que él sostiene que realmente no podemos “probar” ni siquiera que nosotros existimos, muchos menos que Dios existe; Clayton, 1990, pp. 5-6).

El artículo controversial titulado “The Great Belly Button Debate” (“El Gran Debate del Ombligo”) [Maxey, 2006, 33[5]:13-20], empleó un espacio considerable explorando la pregunta teológica fascinante, “¿Creó Dios a Adán y Eva con ombligos?”. Después de párrafos y párrafos de recopilación de palabras extraordinariamente aburridas, el autor concluyó que la primera pareja no tenía ombligos ya que no era el resultado de un proceso de desarrollo y/o nacimiento, cuya señal perenne es el ombligo. Pero ese no era el punto principal del autor. El argumentó esa premisa solo como una estratagema para proponer su verdadera agenda, lo cual inspiró a DGE para dar cobertura a esta invectiva ridícula.

El autor sostuvo que Adán y Eva no tenían ombligos, ya que si hubieran sido diseñados de esa manera, eso hubiera sido un engaño divino en cuanto a la manera de su origen. Entonces, ¿cuál fue el propósito final del artículo del “ombligo”? El autor y el editor han ingerido, y propagado abiertamente, el calendario de la cronología evolutiva. Ellos están de acuerdo con la noción darviniana que el Universo se originó billones de años atrás, y que los humanos llegaron mucho tiempo después. El editor controversial de DGE alega que el hombre “es un recién llegado a este planeta” (Clayton, 1968). Desde luego, esta extensión de “tiempo” es lo que los evolucionistas llaman el “héroe de la trama”, ya que ellos admiten que el “tiempo” es esencial para su sistema (aunque el tiempo por sí mismo no tiene poder creativo en absoluto).

Los eruditos creacionistas sostienen que la creación completa se realizó en seis días solares (Éxodo 20:11), pero, a causa de la misma naturaleza del caso, la Tierra y sus criaturas iniciales deben haber sido formados con la apariencia de madurez. Sin embargo, estos hombres ridiculizan este argumento. Aquí hay un enunciado del artículo del “ombligo”.

De hecho, en un libro de texto muy conocido usado por los creacionistas de la tierra joven (Creacionismo Científico escrito por Henry M. Morris), el autor declara sin rodeos que el Universo fue creado con la apariencia de edad avanzada, pero que en realidad es muy joven. Sí, estas tonterías todavía se promueven hoy, y los discípulos crédulos todavía las abrazan, sin molestarse en considerar seriamente lo que esa teoría está declarando acerca de su Dios (33[5]:17, paréntesis en original).

Otra vez el autor engañado declara:

Un ateo en Inglaterra escribió lo siguiente a un cristiano que estaba defendiendo la teoría de la “Apariencia de Edad y/o Historia”. “¿Realmente quieres que creamos en un supuesto dios que se comporta de esa manera?”. Esta persona tiene un buen punto (33[5]:19).

Pero considere el texto bíblico. En el tercer día de la primera semana, la Tierra produjo plantas que ya tenían frutos (Génesis 1:11), y Dios dio permiso a Adán para comer de esos frutos (con la excepción del fruto de un árbol—2:16,17). ¿Se debe suponer que Adán se levantó y acusó a Dios de estafador porque Él dotó a los árboles de tres días de edad con frutos? Y ¿cuál era la apariencia de Adán? ¿Parecía un bebé o un hombre? Tal vez este autor crítico pudiera explicar este asunto al ateo en Inglaterra. ¡Es una situación muy triste cuando un supuesto cristiano se alía con un ateo en contra de Moisés!

Cualquier persona que respete el registro de Moisés, y que tenga un nivel mínimo de sentido común, debe reconocer el principio de la “edad aparente” en el proceso de la creación. ¡Realmente sería interesante escuchar que los que niegan la “edad aparente” traten de explicar su concepto de la apariencia de Adán a la edad de un día!

Pero ¿qué comparación posible tiene esto con el argumento del “ombligo”? ¡Ninguna en absoluto! El autor del escrito del “ombligo” no intenta disimular el hecho que su artículo tiene el objetivo de desacreditar la doctrina bíblica de la creación completa en seis días solares. Estos hombres simplemente no creen el testimonio de los profetas, o el de Jesús y Sus apóstoles inspirados, concerniente a las edades relativas de la Tierra y la humanidad.

Isaías sostuvo que la adoración de ídolos era inexcusable porque el Dios verdadero se había revelado a la humanidad “desde el principio... desde que la tierra se fundó” (40:21). Pablo argumentó lo mismo. Los atributos de Jehová se han observado “desde la creación del mundo” (Romanos 1:20). Y Cristo mismo, el instrumento de la creación (Juan 1:3), declaró que el varón y la mujer existieron desde el “principio de la creación” (Marcos 10:6). ¡Es una insolencia cuestionar esta verdad!

REFERENCIAS

Clayton, John (1968), Does God Exist? Correspondence Course, Lesson 8.

Clayton, John (1990), The Source (South Bend, IN: John Clayton).

Maxey, Al (2006), “The Great Belly Button Debate,” Does God Exist?, 33[5]:13-20, September/October.



Derechos de autor © 2007 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Creación vs. Evolución" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.081 Seconds