English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos

EBGlobal


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Dardos Bíblicos

No se Preocupe, Sea Feliz
por Kyle Butt, M.A.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

Ciertamente si mostráramos que la Biblia está llena de consejos prácticos verdaderos y perdurables, esto no probaría por sí mismo que este Libro es inspirado. Sin embargo, si se descubriera esta gran fuente de sabiduría proverbial en sus páginas, esto añadiría mucho valor para el caso total concerniente a la inspiración bíblica. Se puede encontrar una muestra de esta sabiduría en Mateo 6:25, un pasaje en el cual Jesús dijo, “Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?”.

La preocupación ha sido constantemente uno de los mayores problemas que ha plagado la sociedad. La preocupación ha incrementado el costo de la atención médica. Ha paralizado la efectividad de los cristianos. Ha retrasado el crecimiento en la familia, ha guiado a la muerte prematura de personas amadas, ha destruido negocios y ha apartado a personas de Dios. Alguien puede decir, “No creo que la preocupación sea tan destructiva”. No obstante, en un interesante libro titulado None of These Diseases (Ninguna de Estas enfermedades), los médicos S.I. McMillen y David E. Stern sacaron a la luz el hecho que la preocupación y el estrés causan problemas mayores.

En las páginas 175-177 de su libro, ellos incluyeron una lista parcial de condiciones que la preocupación y el estrés causan o empeoran. Entre ellas está la infertilidad, el suicidio, el cáncer al pulmón, el cáncer al seno (o el cáncer de muchos tipos), la anorexia, los ataques cardíacos y los derrames cerebrales.

Se ha conocido por muchos años los efectos negativos de la preocupación. La receta del Gran Médico para una vida libre de preocupación fue, y es, “justo lo que el doctor ordenó” para la buena salud física, emocional y espiritual.

REFERENCIAS

McMillen, S.I. y David Stern (2000), None of These Diseases (Grand Rapids, MI: Revell), tercera edición.



Derechos de autor © 2007 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Dardos Bíblicos" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.042 Seconds