English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos

EBGlobal


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Temas Doctrinales

¿Cómo Obtuvimos la Biblia?
por Brad Harrub, Ph.D.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

Pregunte a un niño cómo obtuvimos la Biblia, y las respuestas que reciba pueden variar desde la tienda de la esquina hasta un ángel del cielo. Pero, interesantemente, algunos adultos todavía están inseguros de cómo exactamente llegamos a obtener la Biblia. Desafortunadamente, la respuesta no aparece mágicamente con la edad. Considere por un momento si un amigo o un compañero de trabajo le pidiera que le contara cómo obtuvimos la Biblia. ¿Cuál sería su respuesta?

El ANTIGUO TESTAMENTO

Fue casi 3,500 años atrás cuando Moisés escribió los primeros libros del Antiguo Testamento. Aunque todavía tenemos sus palabras, esos documentos originales hace tiempo han desaparecido. Así que ¿cómo sabemos que lo que tenemos hoy es lo que Moisés escribió muchos años atrás?

La respuesta yace en cómo esas palabras llegaron a nuestras manos. En tiempos antiguos, existían escribas judíos diligentes que pasaban sus carreras completas copiando material. Estos individuos eran muy meticulosos en cuanto a proveer un duplicado exacto del documento original. Un grupo de escribas, conocidos como los masoretas, fijaban estándares más altos que todos los demás escribas. Los masoretas contaban cada letra, palabra y versículo del Antiguo Testamento para preservar su exactitud.

Entonces surge una pregunta obvia: Si estos hombres pasaban sus vidas completas haciendo miles de copias del Antiguo Testamento, entonces ¿por qué no tenemos una infinidad de copias todavía en existencia? Lo cierto es que hoy existen solamente pocas copias de estos escribas antiguos. Pero la razón por la cual existen pocas copias tiene que ver con las personas que hicieron las copias. Ellos se enorgullecían de su habilidad de copiar sin error, así que cada vez que una copia comenzaba a descolorarse o llegaba a hacerse muy antigua, los escribas la quemaban o la enterraban. Ellos no querían que nadie obtuviera una copia inferior que podía ser malinterpretada o copiada incorrectamente. Después de todo, ellos tenían la responsabilidad de transmitir exactamente la Palabra de Dios para las futuras generaciones.

Entonces, ¿cómo podemos estar seguros hoy que se registraron exactamente los eventos tales como las narraciones del Diluvio de Noé y la división del Mar Rojo? Considere la evidencia. En 1948, un muchacho árabe estaba buscando a su cabra perdida. Como muchos niños lo harían, este muchacho se entretuvo lanzando piedras mientras caminaba. Él lanzó una piedra en una cueva pequeña y escuchó el sonido como de una cerámica que se rompe. Al subir la pendiente hasta llegar a la cueva, el muchacho encontró algunos rollos de piel que contenían escritos antiguos. Asombrosamente, él había tropezado con lo que hoy se conoce como los rollos del Mar Muerto. Dentro de la cueva había cientos de rollos, escritos probablemente por un grupo de personas conocidas como esenios.

Entre los descubrimientos importantes de las cuevas se encontraron copias de los diferentes libros del Antiguo Testamento. Estas copias fueron producidas desde alrededor del año 200 a.C. hasta el año 100 d.C., haciéndolas casi 900 años más antiguas a las copias de los libros del Antiguo Testamento que existían hasta ese tiempo. Recuerde, se encontraron los rollos del Mar Muerto en 1948, y la versión castellana Reina-Valera fue originalmente publicada en 1602.

Un rollo que se encontró en la cueva del Mar Muerto fue particularmente importante. Este era un rollo del libro de Isaías—¡al cual solamente le hacían falta algunas pocas partes! Lo interesante concerniente a este rollo fue que, cuando se le comparó al texto producido 900 años después, ¡los dos eran casi idénticos, palabra por palabra! Por ende, podemos tener confianza que el Antiguo Testamento que hoy tenemos en nuestras manos refleja exactamente lo que los escritores originales escribieron.

EL NUEVO TESTAMENTO

Pero ¿qué acerca del Nuevo Testamento? ¿Podemos tener confianza que las Biblias que se imprimen en la actualidad todavía contienen las mismas palabras que Dios inspiró 2,000 años atrás?

¿Cómo se Compara el Nuevo Testamento a Otros Libros Antiguos?
Título del Libro Antiguo Fecha de Escritura Fecha del Manuscrito más Antiguo Cantidad de Manuscritos
Ilíada de Homero 700 a.C. Desconocido 643
Historia de Herodoto 425 a.C. 900 d.C. 8
Guerra de los Judíos de Josefo 70 d.C. 400 d.C. 9
Historias de Tácito 100 d.C. 900 d.C. 2
Nuevo Testamento 35-100 d.C. 125 d.C. 5,735

El Nuevo Testamento se escribió aproximadamente entre el año 35 d.C. y 100 d.C. Entre los libros del Nuevo Testamento se pueden encontrar las cartas que el apóstol Pablo envió a las congregaciones de la iglesia del Señor. Estas cartas eran preciosas y tenían un valor incalculable para los que las recibieron. Debido a esto, a menudo se hicieron copias.

A diferencia de los escribas que copiaron el Antiguo Testamento, la gente que copió el Nuevo Testamento no sintió que era necesario enterrar o quemar las copias antiguas de las Escrituras. Como resultado, todavía poseemos literalmente miles de manuscritos del Nuevo Testamento. (Vea el tablero anterior). (Un manuscrito es una copia escrita a mano de un documento, y copiada en su lenguaje original). Ya que el Nuevo Testamento fue producido originalmente en griego, los manuscritos también fueron escritos en griego. Hoy existen más de 5,700 manuscritos de varias partes del Nuevo Testamento.

El número total de los manuscritos es impresionante, especialmente cuando se lo compara a los otros libros antiguos. Por ejemplo, la Ilíada de Homero es uno de los libros antiguos más famosos en la historia. Pero existen menos de 700 copias de este libro.

Además, considere que muchos de los manuscritos del Nuevo Testamento fueron producidos solo algunas décadas después de la muerte de los apóstoles. Un manuscrito, el Papiro de John Ryland, tiene partes del evangelio de Juan. Este fue descubierto en Egipto y data del año 130 d.C.—unos pocos años después que se completó el Nuevo Testamento.

Usted puede descansar tranquilo: la Biblia que sostiene en sus manos hoy es la Palabra inspirada de Dios.



Derechos de autor © 2006 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Temas Doctrinales" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.104 Seconds