English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos

EBGlobal


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Dardos Bíblicos

¿Negó Cristo la Perfección Moral?
por Eric Lyons, M.Min.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

Cerca del final del ministerio terrenal de Jesús, un joven rico (cuyo nombre permanece anónimo) vino corriendo donde Jesús con una pregunta urgente. Cuando finalmente le alcanzó, el joven se postró humildemente delante de Cristo y preguntó. “Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?” (Marcos 10:17). Antes que Jesús respondiera a la pregunta del joven, dijo, “¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios” (Marcos 10:18). Jesús entonces procedió a responder la pregunta del joven rico al instruirle que guardara los mandamientos de Dios.

¿Qué quiso decir Jesús cuando declaró que “ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios”? ¿Quería decir la pregunta de Jesús que nadie aparte de Dios debía ser llamado “bueno”? ¿Preguntó Jesús (“¿Por qué me llamas bueno?”) porqué Él no creía que era bueno en el sentido de que solo Dios es bueno? Los escépticos señalan que Jesús estaba negando la perfección moral—que Él no era realmente Dios en la carne como muchos han afirmado (cf. Mateo 16:16; Juan 20:28; etc.). ¿Cuál es la verdad?

Primeramente, Jesús no estaba enseñando que no podemos describir a otros usando el adjetivo “bueno”. Si fuera así, esto contradijera no solamente los enunciados de Jesús, sino también el resto de la Escritura. El salmista declaró que el hombre que “tiene misericordia, y presta” es un “hombre de bien” (Salmos 112:5). El sabio Salomón dijo que el que deja “herederos a los hijos de sus hijos” es “bueno” (Proverbios 13:22). En su historia de la iglesia antigua, Lucas registró que Bernabé “era varón bueno” (Hechos 11:24). Incluso Jesús declaró antes de Su encuentro con el joven rico que “el hombre bueno, del buen tesoro del corazón saca buenas cosas” (Mateo 12:35). Por ende, claramente cuando Jesús habló al joven rico no estuvo usando “bueno” en el sentido de un hombre que es “bueno”. En cambio, Él estuvo usando esta palabra en el sentido que Dios es “supremamente bueno”. La clase de bondad a la cual se refería le pertenecía solamente a Dios.

Correcto. Entendemos que Jesús no quiso decir que debemos eliminar la palabra “bueno” de todas las conversaciones a menos que describan a Dios. Pero ¿implicó Cristo que Él no era Dios o que no era moralmente perfecto? No. Jesús indicó en muchas otras ocasiones que Él era Dios (cf. Marcos 14:62; Juan 9:36-38; 10:10; etc.), y por ende Sus enunciados registrados en Marcos 10:17-22 (así como en Mateo 19:16-22 y Lucas 18:18-23) ciertamente no tuvieron la intención de desacreditar Su deidad. Además, la Biblia revela que Jesús nunca pecó—i.e., Él fue moralmente perfecto. Él “fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado” (Hebreos 4:15). Jesús “no hizo pecado, ni se halló engaño en su boca” (1 Pedro 2:22). En Su conversación con el joven rico, Jesús no quiso negar Su deidad, sino estuvo realmente aseverando que era Dios (y por ende moralmente perfecto). Jesús simplemente quería que este joven apreciara el significado del título que había empleado y que se diera cuenta a Quién estaba hablando. En resumen, las palabras de Cristo pudieran ser parafraseadas así: “¿Sabes el significado de esta palabra con la cual me calificas y la cual usas tan libremente? No hay nadie bueno, sino Dios. Si usas ese término para referirte a mí, y entiendes lo que dices, afirmas que soy Dios” (Foster, 1971, p. 1022).

Sí, Jesús es realmente el Hijo de Dios. Él clamó esto (Juan 10:30). Sus obras testifican de esto (Juan 20:30,31). Sus amigos confesaron esto (Juan 20:28). Y muchos de Sus enemigos finalmente lo admitieron (Mateo 27:4,54; Hechos 6:7).

REFERENCIAS

Foster, R.C. (1971), Studies in the Life of Christ (Grand Rapids, MI: Baker).



Derechos de autor © 2006 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Dardos Bíblicos" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.087 Seconds