English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Temas Prácticos

¿Por qué Dios Quiso Matar a Moisés?
por Alden Bass
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

Moisés tenía ochenta años. Él justo había presenciado con asombro la visión de la zarza que ardía y no se consumía, y había recibido instrucciones del Ángel del Señor para presentarse delante del Faraón de Egipto y mandarle en el nombre del Gran Yo Soy que liberara a los hebreos de la esclavitud. Después de algo de indecisión y reconsideración, Moisés aceptó la misión y comenzó a hacer preparativos inmediatamente. Su suegro le dio permiso de regresar a Egipto con su familia. Luego él hizo las maletas con su esposa y sus dos hijos y se dirigió hacia el sur. Parece que no estaban muy lejos cuando el Señor salió al encuentro de Moisés y quiso matarlo (Éxodo 4:24). En respuesta a este cambio repentino, la esposa de Moisés, Séfora, circuncidó a su hijo y echó el prepucio a sus pies, diciendo, “tú me eres un esposo de sangre” (4:25). Después de esto, el Señor “le dejó...ir” (4:26).

Esta historia es particularmente difícil de entender a causa de su brevedad y la redacción inusual del versículo 24: “Jehová le salió al encuentro, y quiso matarlo”. Así que el fraseo del versículo provoca imágenes oscuras de Dios escabulléndose alrededor del campamento esperando emboscar a Moisés. El hecho que Dios matará a alguien no es raro en otros contextos. Los impíos murieron en el Gran Diluvio debido a sus acciones violentas y malas (Génesis 6:1-7). El Señor mató a los dos hijos de Judá, Er y Onán, a causa de su rebelión obvia (Génesis 38:7,10). En los últimos años de la vida de Moisés, Dios legislaba la pena de muerte para aquellos que eran culpables de desobedecer ciertas leyes (Levítico 20). En estos casos, y muchos más, Dios “mató” a una persona o a personas, pero indirectamente. El texto en Éxodo 4 no revela cómo Dios salió al encuentro de Moisés—sea por medio de un ángel (como la Septuaginta sugiere cuando anota “el Ángel del Señor” en el versículo 24) o por medio de alguna enfermedad. Cualquiera que haya sido el medio, nosotros podemos estar seguros que Moisés fue afligido debido a que era culpable de algún pecado, ya que la desobediencia es el único acto que Dios castiga con la muerte.

No se declara explícitamente el pecado de Moisés, pero los eventos circundantes proveen pistas importantes de la naturaleza de la transgresión de Moisés. Dios había instruido a su mensajero que advirtiera a Faraón a dejar libre a Israel, o que se arriesgara a perder su hijo primogénito (Éxodo 4:21-23). Dios había moldeado especialmente a Moisés por ochenta años para esta misión, y ahora había llegado la hora de la acción. Moisés debía guiar a su pueblo fuera de Egipto y ser un ejemplo para la casa de Faraón, para la nación de Egipto y para todas las naciones que oirían de estos sucesos (Éxodo 18:10,11; Josué 2:10,11). Por consiguiente, la vida personal de Moisés tenía que estar en orden antes que él pudiera dirigir la vida espiritual del pueblo hebreo. Parece que Moisés había descuidado administrar el rito sagrado de la circuncisión, el acto que simbolizaba el pacto del Todopoderoso con Su pueblo elegido. Tal vez esto fue el resultado de la presión de su tribu madianita adoptiva. Probablemente su esposa Séfora le persuadió para no circuncidar a su hijo, ya que ella aparentemente consideró a la práctica repugnante (4:25). Esto explicaría su reacción violenta; ella sintió que había salvado a su esposo de la muerte al derramar la sangre de su hijo. Cualquiera que fuera la causa, el pecado obvio de Moisés le hacía incapaz de servir como líder espiritual, y la situación debía ser rectificada antes que él llevara a cabo su misión efectivamente. En efecto, tan pronto como Séfora realizó el acto, el Señor “le dejó...ir”.

Aunque no se conocen los detalles de esta historia misteriosa, el mensaje fundamental es simple. La desobediencia, sea por actos de omisión o comisión, da como resultado solamente castigo y finalmente la muerte.



Derechos de autor © 2006 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Temas Prácticos" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




SEO Blog | Free Soft Blog | Elbertika Blog
Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.066 Seconds