English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Dardos Bíblicos

Asuntos de Contexto—¡Sí Importan!
por Kyle Butt, M.A.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

Entender la Biblia es la faceta más importante de la vida de cualquier persona. Entender la Biblia adecuadamente es imprescindible para que el buscador sincero de la verdad asegure su hogar eterno en el cielo. Entender la Biblia adecuadamente puede sacar al escéptico de la oscuridad y llevarle a la luz maravillosa. Una de las herramientas más importantes para poder entender la Biblia es el dominio correcto de la idea del contexto bíblico y las figuras del lenguaje.

CLAVES DE CONTEXTO

En sus años escolares, tal vez una de las primeras técnicas de lenguaje que aprendió fue usar las claves de contexto para ayudarle a resolver problemas o entender el significado de las palabras. Por ejemplo, ¿qué significa la palabra “oso”? Esta puede ser un sustantivo que hace referencia a un mamífero grande y peludo con dientes grandes. O tal vez puede hacer referencia a su forma verbal que significa “atreverse”. Solamente el contexto puede darle el significado de la palabra. Lea las dos oraciones siguientes y decida qué significado tiene la palabra en cada oración.

El oso saltó al agua para atrapar al salmón.

Aunque admiro a mi profesor, oso decir que está equivocado al respecto.

Obviamente, la primera oración hace referencia a un animal, mientras que la segunda oración hace referencia a declarar algo con audacia. Eso fue fácil de averiguar, pero solamente se pudo hacer por medio del contexto.

De la misma manera, la Biblia pone las cosas en contexto, y se debe usar ese contexto para entender lo que se dice. Por ejemplo, en el libro de Job la Biblia dice “maldice a Dios” (2:9). Ese es un pensamiento muy perturbador. Nosotros sabemos que en otros lugares, la Biblia dice que debemos amar, honrar y servir a Dios como nuestro Creador. Por ende ¿cuál es lo correcto? ¿Debemos honrar y servir a Dios, o maldecirlo? La respuesta es fácil de encontrar si buscamos en el contexto del versículo en Job. Job justo había perdido sus posesiones terrenales más preciosas—hijos, salud y riquezas. Mientras que se sentaba en medio de cenizas y se rascaba con un tiesto, su esposa le miró con lástima y deseó terminar con el dolor de Job. Esto es lo que ella dijo a Job: “¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete” (2:9). Cuando Job oyó este consejo, se turbó y le dijo: “Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos?” (2:10). Obviamente, una vez que se toma en cuenta el contexto, la Biblia no enseña que es algo bueno maldecir a Dios. La esposa de Job comentó equivocadamente que Job debía maldecir a Dios, y Job señaló claramente su error. Los asuntos de contextos importan.

Marcos 3:22 registra acerca de Jesús, lo siguiente: “por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios”. Pero en otros lugares leemos que Jesús echaba fuera los demonios por el poder de Dios. Una vez más, debemos preguntar cuál fue el caso. ¿El príncipe de los demonios poseía a Jesús, o Jesús usaba el poder de Dios? Otra vez el contexto salva el día. En Marcos, los escribas estaban acusando a Jesús (falsamente) de usar el poder del diablo. Solo unos pocos versículos después en Marcos 3:23-27, Jesús dejó las cosas claras y explicó que Su poder no venía de Satanás, sino de Dios. Una vez más, los asuntos de contexto importan.

FIGURAS DE LENGUAJE

Suponga que un hermano menor ofrece traer una gaseosa del refrigerador a su hermano mayor. A su regreso, se resbala en una alfombrilla y tira accidentalmente la bebida por todo el cuarto. Al ver el espectáculo, el hermano mayor comenta, “¡qué buen equilibrio, hermanito!”. ¿Realmente quería decir que su hermanito había demostrado un buen equilibrio? Desde luego que no. Él quiso decir todo lo contrario, y usó una figura de expresión conocida como sarcasmo para enfatizar su punto. Puede sorprenderle, pero la Biblia hace lo mismo.

En el libro de 2 Corintios, algunos cristianos estaban acusando a Pablo de tratarles mal. Muchas veces en el libro él explicó que nunca les había tratado injustamente. En 2 Corintios 12:13 él escribió: “Porque ¿en qué habéis sido menos que las otras iglesias, sino en que yo mismo no os he sido carga? ¡Perdonadme este agravio!”. ¿Estaba realmente el apóstol pidiendo perdón por no ser carga para la iglesia en Corinto? No, él estaba usando el sarcasmo para enfatizar el punto que nunca había tratado mal a la iglesia en Corinto.

Por toda la Biblia se usan muchas diferentes figuras de lenguaje, siendo el sarcasmo una de ellas. Veamos otra figura conocida como hipérbole. Hipérbole puede sonar como una palabra confusa, pero usted probablemente está familiarizado con esta, incluso si no lo sabe. Hipérbole simplemente es la exageración de hechos para enfatizar un punto. Si a usted se le invitara a una fiesta y alguien dijera que “todo el mundo” irá, esa persona estaría usando la hipérbole. Es imposible que “todo el mundo” esté en la fiesta. Pero nosotros no llamaríamos a nuestro amigo mentiroso ya que entenderíamos la figura de expresión que usó. La Biblia hace lo mismo. Considere Juan 4:39 como un ejemplo. En este pasaje, una mujer samaritana habló de Jesús y dijo: “Me dijo todo lo que he hecho”. ¿Había Jesús realmente dicho a la mujer todo lo que ella había hecho en su vida? No, ella estaba usando la hipérbole para enfatizar el punto. La hipérbole es una de las figuras de expresión más comunes en la Biblia.

LENGUAJE FIGURADO

Cuando una persona habla literalmente, esta pretende decir exactamente lo que dice. Si yo digo que tengo un carro, yo pretendo decir que tengo un carro. Pero a veces una persona habla figurativamente en vez de literalmente. Cuando una persona habla en lenguaje figurado, usa palabras para simbolizar algo más. Por ejemplo, cuando una persona dice, “Ese actor tiene una boca sucia”, eso no significa que literalmente la boca de ese actor está sucia y necesita ser lavada. La persona simplemente puede querer decir que el actor es un grosero.

Muchos de los escritores de la Biblia usan lenguaje figurado. En Lucas 13:32, se le advirtió a Jesús que Herodes quería matarlo. Jesús contestó diciendo, “Id, y decid a aquella zorra...”. ¿Realmente quería Jesús decir que Herodes era un animal peludo aproximadamente del tamaño de un perro y con una cola tupida? ¡Absolutamente no! Él quiso decir que Herodes era un individuo malicioso y astuto.

En Juan 10:1-9 Jesús habló acerca de un lugar donde los pastores guardan sus ovejas, y luego se refirió a Sí mismo como “la puerta” de las ovejas. ¿Quería decir Jesús que Él era un tablero alto de madera con manija y bisagras? No, Él simplemente quiso decir que todos deben venir a Él para llegar al Padre. Jesús a menudo utilizó el lenguaje figurado.

CONCLUSIÓN

Si los escépticos, también como los buscadores sinceros de la verdad, dominarían los conceptos del contexto y las figuras de expresión en la Biblia, habría menos acusaciones de discrepancias bíblicas y menos duda y consternación.



Derechos de autor © 2006 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Dardos Bíblicos" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.082 Seconds