English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos

EBGlobal


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Temas Doctrinales

¿Muerta o Muriendo?
por Eric Lyons, M.Min.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

Después de sanar a los hombres que estaban poseídos por demonios en la costa este del Mar de Galilea (Mateo 8:28-34), Jesús pasó al otro lado y “vino a su ciudad” (probablemente Capernaum—Mateo 9:1). Poco después, un hombre llamado Jairo, uno de los principales de la sinagoga, cayó a los pies de Jesús y se postró ante Él diciendo, “Mi hija acaba de morir; mas ven y pon tu mano sobre ella, y vivirá” (Mateo 9:18). Normalmente, nosotros continuaríamos contando esta maravillosa historia y relataríamos cómo Jesús levantó a la niña de doce años de la muerte. Sin embargo, el propósito de este artículo es responder a los escépticos que claman que existe una contradicción entre el relato de Mateo de esta historia y los relatos registrados por Marcos y Lucas. Mientras que Mateo registra que Jairo dijo a Jesús, “Mi hija acaba de morir” (Mateo 9:18, énfasis añadido), los otros dos relatos indican que su hija estaba “agonizando” (Marcos 5:23, énfasis añadido) o que “estaba muriendo” (Lucas 8:42, énfasis añadido). Los críticos de la inerrancia bíblica aseveran que la diferencia en estos relatos representa una contradicción obvia.

Varios eruditos del griego y comentadores han declarado que no existe mucha diferencia entre el arti eteleutesn de Mateo (“acaba de morir”, cf. Hebreos 11:22) y eschates echer (“agonizando”) en Marcos 5:23 como algunos quieren que pensemos. Según Craig Blomberg, arti (“aun ahora” o “acabar”) tiene algunas connotaciones que sugieren no siempre una realidad presente, sino una realidad inevitable (cf. Mateo 3:15; 23:39; 1 Corintios 4:13). Por tanto, Blomberg concluyó que es posible que Mateo estuviera relatando lo inevitable y la certeza de que la hija de Jairo estaba muriendo, en vez de hacer un enunciado de su condición actual (1992, p. 160). Adam Clarke mencionó en su comentario sobre Mateo que el capitulo 9:18 pudiera ser traducido, “mi hija está ahora muriendo” (1996). Albert Barnes estuvo de acuerdo al decir:

La palabra griega, traducida “está incluso ahora muerta”, no tiene que significar, como nuestra traducción expresa, que ella realmente había expirado, sino solamente que estaba “muriendo” o casi por morir... El pasaje [Mateo 9:18—EL] puede por ende ser expresado: “Mi hija estaba tan enferma que ella debe estar muerta para este momento” (1997).

Por ende, la supuesta contradicción puede ser un simple malentendido de lo que Mateo realmente escribió acerca de la niña moribunda.

Una mejor explicación para esta supuesta discrepancia es que Jairo pronunciara ambos enunciados. Marcos y Lucas mencionan su enfermedad severa, mientras que Mateo habla de su muerte. Como en muchos otros lugares de la Escritura, cada escritor reportó solamente una parte de lo que ocurrió y de lo que se dijo. ¿Significa la omisión de Mateo de la llegada de los mensajeros que informaron a Jairo que su hija acababa de morir que su relato contradice a los otros (Marcos 5:35; Lucas 8:49)? ¡Ciertamente no! Ni tampoco sus detalles adicionales. R.C. Trench, en su obra clásica sobre los milagros de Jesús, hizo la siguiente observación concerniente a las diferencias en los relatos de los escritores del evangelio y de lo que se pudo haber dicho cuando Jairo se dirigió a Jesús.

Cuando el padre dejó a la niña, ella estaba en su último respiro; y él no sabía si considerarla ahora muerta o viva; y, aunque no había recibido la información de su muerte, él estaba desconcertado no sabiendo si debía hablar de ella como habiendo fallecido o no, expresándose en un momento en un lenguaje y después en otro. Es extraño que una circunstancia como esta, tan apartada de la vida real y que testifica de las cosas registradas, deba ser considerada por algunos como una contradicción (1949, pp. 107-108, énfasis añadido).

¡Muy extraño en efecto!

Los escépticos que atacan la Palabra de Dios con acusaciones insostenibles continuarán fallando. La Biblia es y siempre ha sido la Palabra inerrante de Dios (2 Timoteo 3:16,17; 2 Pedro 1:20,21). Y basados en la evidencia que tenemos, es razonable creer que la Biblia es inspirada por Dios. No existe otro libro como este en el planeta. La evidencia para sustentar las reclamaciones de la Biblia de su propia inspiración puede ser obtenida externamente de la documentación histórica de gente bíblica, lugares y eventos o artefactos arqueológicos que corroboran los enunciados o circunstancias bíblicas. La evidencia interna incluye la unidad de la Biblia, la profecía predictiva y el conocimiento científico previo (para listar solo tres ejemplos). La Biblia no tiene paralelo en la historia humana y porta testimonio para el hecho de que su misma existencia no puede ser explicada de otra manera excepto por reconocer que esta es el resultado de una mente principal, supervisora y guiadora.

REFERENCIAS

Barnes, Albert (1997), Barnes’ Notes (Electronic Database: Biblesoft).

Blomberg, Craig L. (1992), Matthew (Nashville, TN: Broadman).

Clarke, Adam (1996), Adam Clarke’s Commentary (Electronic Database: Biblesoft).

Trench, Richard C. (1949), Notes on the Miracles of Our Lord (Grand Rapids, MI: Baker).



Derechos de autor © 2006 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Temas Doctrinales" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.077 Seconds