English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Creación vs. Evolución

Detalles sobre Piltdown
por Trevor Major, M.Sc., M.A.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

En 1912, Charles Dawson descubrió algunos fragmentos de cráneo, una mandíbula y otros artefactos en un hoyo de grava en Piltdown, en el área de Sussex Weald en Inglaterra. Cuando los pedazos fueron armados, emergió un mosaico interesante: la criatura tenía el cerebro de un humano moderno y la mandíbula de un simio. El fósil “hombre-simio” lucía relativamente antiguo, comparado con otros fósiles mamíferos pliocenos encontrados en el sitio. Todos estos factores se ajustaban bien a una teoría favorita del anatomista británico Don Arthur Keith. Él sostenía que los grandes cerebros de los humanos evolucionaron primero y que las otras características modernas llegaron después. Otros científicos respetados dieron crédito al “hombre de Piltdown”, incluyendo Arthur Smith-Woodward, conservador de paleontología en el Museo Británico de Historia Natural, y Teilhard de Chardin, renombrado paleontólogo y sacerdote jesuita.

Pero mientras que los años pasaban, el hombre de Piltdown lucía menos y menos plausible. Finalmente, a comienzos de la década de 1950, una artillería de pruebas confirmó que el “descubrimiento” había sido una gran broma pesada. El cráneo pertenecía realmente a un humano, pero la mandíbula pertenecía a un orangután igualmente moderno. Todos los artefactos habían sido tratados químicamente para hacerlos parecer auténticos. Algunos de estos habían incluso sido modelados con una herramienta de metal, incluyendo un objeto hecho de un hueso de elefante que lucía como un bate de juego de cricket (¡cuán apropiado para el “hombre inglés más antiguo”!).

Con la broma al descubierto, los estudios cambiaron su curso a una segunda fase. La pregunta ya no era, “¿En qué parte de la evolución calza este fósil?”, sino “¿Quién lo hizo?”. Prácticamente todos los que tuvieron que ver con los artefactos llegaron a caer bajo sospecha. Nadie parecía dudar que Dawson tuviera que ver mucho en el asunto. Como abogado y anticuario, científicamente no tenía que arriesgar mucho, y se sabe que también estafaba con otros objetos falsos.

Sin embargo, la broma tenía una sofisticación (tal como el proceso artificial de envejecimiento y otros detalles importantes, incluyendo la selección de huesos y el estrato geológico) que implicaba un conocimiento de alguien informado en el campo. A causa de toda su ingeniosidad, es probable que Dawson no actuara solo.

La conspiración tomó otro curso en años recientes con el descubrimiento de un baúl en el desván del Museo de Historia Natural (Gee, 1996). En el fondo, escondido debajo de los restos preservados de disecaciones de roedores, yacía una variedad de fósiles y huesos tallados y teñidos. Un análisis adicional reveló una coincidencia cercana con la colección de Piltdown. Se sabe que el baúl pertenecía a Martin A.C. Hinton—conservador de zoología del museo durante el tiempo del engaño. Justo dos años antes, Smith-Woodward había rechazado contratar a Hinton para un trabajo en el departamento de paleontología. Parece que el deseo de revancha fue la motivación de Hinton. Desde luego, todavía existen preguntas acerca de su relación con Dawson, y los otros diez sospechosos (o alrededor de este número) todavía son cuestionados.

Los evolucionistas se molestan cuando los creacionistas hablan de este engaño. En el fondo, todos saben que el hombre de Piltdown no es genuino. Y aparte de esto, fueron los mismos evolucionistas, quienes usando métodos científicos rigurosos, expusieron el engaño. Sin embargo, como hemos visto, el escándalo permanece como un tema todavía vivo, especialmente entre los paleontólogos. Ellos tienen la necesidad de entender cómo estos fraudes pueden persistir por tanto tiempo, o aparecer en primer lugar. Esto fue aceptado fácilmente porque satisfacía las ideas preconcebidas del momento, un factor con el cual los timadores probablemente estaban contando. De la saga de Piltdown aprendemos que los científicos no están exentos de los fallos humanos, y para nosotros no debiera ser sorprendente que se descubran más esqueletos polémicos de la evolución del hombre.

REFERENCIAS

Gee, Henry (1996), “Box of Bones ‘Clinches’ Identity of Piltdown Paleontology Hoaxer,” Nature, 381:261-262, May 23.



Derechos de autor © 2005 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Creación vs. Evolución" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.076 Seconds