English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos

EBGlobal


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Temas Doctrinales

La Hija de Jefté
por Dave Miller, Ph.D.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

En Jueces 11, Jefté prometió a Dios que si él salía victorioso en una batalla, daría a Dios quienquiera que saliera de las puertas de su casa a su regreso de la batalla. El término usado en el capítulo 11:31 es `olah, la palabra hebrea normal para una ofrenda o sacrificio ardiente (usada 286 veces en el Antiguo Testamento). ¿Intentaba Jefté ofrecer a su hija como un sacrificio humano? ¿Deben ser las éticas de Dios y de la Biblia consideradas inferiores a causa de este incidente?

Primeramente, si Jefté realmente hubiera ofrecido un sacrificio humano, él hubiera hecho algo que era prohibido por la ley mosaica y que era repugnante ante Dios (Levítico 18:21; 20:2-5; Deuteronomio 12:31; 18:10). Sería muy extraño que Jefté pensara que podía obtener el favor de Dios al prometerle un sacrificio humano, es decir, algo que estaba en violación directa a Su voluntad. Tal proposición sería equivalente a que una persona pidiera la bendición y ayuda de Dios al ofrecer violar a una mujer o robar un banco. Ciertamente Dios no aprobaría tal ofrenda. Dios permite que la gente cometa elecciones equivocadas, incluso cuando Él desarrolla Su propia voluntad superior en medio de las acciones ilícitas de ellos. Él incluso puede usar a tales personas para lograr un bien superior (considere, como un ejemplo, a Judas). Cuando Israel clamó por un rey—en oposición directa a la voluntad de Dios—Él les permitió proceder con sus intenciones, e incluso prestó su ayuda en la selección (1 Samuel 8:7,18,19; 10:19; 12:19; Salmos 106:14,15; Oseas 13:11; Hechos 13:21).

Segundo, si Jefté hubiera pretendido ofrecer a su hija como un sacrificio humano, no existe indicación en el texto de que Dios realmente aprobara tal acción. La Biblia registra muchas acciones ilícitas realizadas por numerosos individuos a través de la historia, sin dar una palabra de condenación por el escritor inspirado. Sin embargo, nosotros no deberíamos asumir que el silencio es evidencia de aprobación divina. Incluso el elogio de la fe de Jefté en el Nuevo Testamento no ofrece un aura de aprobación para todo lo que Jefté hizo en su vida. Este solamente destaca la fe que él demostró cuando se arriesgó a ir a la guerra. Similarmente, la Biblia elogia la fe de Sansón y la de Rahab la ramera, sin implicar que su comportamiento estuvo siempre en armonía con la voluntad de Dios. Abraham manifestó un nivel increíble de fe en varias ocasiones y es elogiado por tal fe (Romanos 4:20,21). Aunque él claramente pecó en más de una ocasión (Génesis 12:13; 16:4; 20:2 et.seq.).

Tercero, la acción de Jefté puede ser mejor entendida al reconocer que él estaba usando el término `olah en un sentido figurativo. Nosotros usamos el término “sacrificio” en una manera similar cuando decimos, “voy a sacrificar unos cuentos dólares para obra de caridad”. Jefté estaba ofreciendo sacrificar un miembro de su extensa familia para servicio religioso permanente asociado con el tabernáculo. La Biblia indica que tal servicio no-sacerdotal era disponible, particularmente para las mujeres que escogían consagrarse (e.g., Éxodo 38:8). [Tristemente, los hijos de Elí fueron culpables de tomarse libertades sexuales con ellas (1 Samuel 2:22)]. Incluso en el primer siglo, Ana pudo haber sido una mujer que se había dedicado al servicio del Señor, ya que ella “no se apartaba del templo” (Lucas 2:37).

Varias indicaciones contextuales sostienen esta conclusión. Primero, el periodo de duelo de dos meses que Jefté concedió a su hija no fue con el propósito de que ella endechara su muerte inminente, sino porque ella nunca pudiera casarse. Ella lamentó su virginidad (bethulim)—no su muerte (11:37). Segundo, el texto enfatiza que Jefté no tenía más hijos: “[...]ella era sola, su hija única; no tenía fuera de ella hijo ni hija” (11:34). El hecho de que su hija fuera destinada a celibato perpetuo significaba la extinción del linaje de Jefté—un asunto extremadamente serio y trágico para un israelita (cf. Números 27:1-11; 36:1 et.seq.). Tercero, se considera el sacrificio como desafortunado—otra vez, no por alguna preocupación sobre la muerte de ella, sino porque ella no llegaría a ser madre. Después de declarar que Jefté “hizo de ella conforme al voto que había hecho”, el escritor inspirado inmediatamente añadió, “Y ella nunca conoció varón” (11:39). Este enunciado sería una observación superflua e insensible si es que ella hubiera sido puesta a muerte. Cuarto, la declaración de la tristeza del mismo Jefté (11:35) se encuentra inmediatamente después de que somos informados que él no tenía más hijos (11:34). Jefté no estaba quebrantado porque su hija moriría como una virgen, sino estaba quebrantado porque ella viviría siempre como una virgen.

Ana hizo un sacrificio similar cuando dio a su hijo bajo la dirección sacerdotal de Elí por el resto de su vida (1 Samuel 1:11). ¿Cuántos estarían dispuestos a hacer tales sacrificios? No obstante, estos actos inmensos de devoción no son mayores que los que Dios requiere de todos los cristianos: presentarnos como un sacrificio ardiente espiritual en servicio a Dios (Romanos 12:1).



Derechos de autor © 2005 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Temas Doctrinales" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.091 Seconds