English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Dardos Bíblicos

¿Qué Debo Saber para Ser Salvo?
por Eric Lyons, M.Min.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

Aquellos que están considerando llegar a ser hijos de Dios frecuentemente preguntan, “¿Cuánto debo saber para llegar a ser cristiano?”. Algunos piensan que tienen que saber cada detalle en la Biblia antes de tomar la acción de deshacerse del pecado en sus vidas. Otros creen que necesitan oír las respuestas de todas las preguntas “bajo el Sol” antes de llegar a ser cristianos. Algunos quieren saber en cuanto al origen de las razas. Otros quieren saber si hay vida en otros planetas. Sin embargo, la Biblia no indica que para que alguien llegue a ser cristiano, tiene que saber cada detalle en cuanto a cada libro en la Biblia, o que debe tener la capacidad de responder cada pregunta que surja. Pero ¿qué es necesario que alguien sepa antes de llegar a ser un discípulo de Cristo?

Primero, el individuo que considera su vida espiritual debe entender que debe hacer algo porque ha pecado. Todos los que han alcanzado un nivel de madurez mental (al cual se hace referencia como la “edad de responsabilidad”), y que por ende entienden lo que es el pecado (cf. 1 Juan 3:4; 5:17), han pecado (Romanos 3:10,23; 1 Juan 1:8). [Desde luego, la única excepción fue Jesús—1 Pedro 2:22]. El pecado nos separa de Dios (Isaías 59:1-2). Para que una persona sea salva, primero debe saber que es un pecador, y que por ende está en una condición perdida. Una de las razones por las cuales Jesús condenó a ciertos principales, ancianos y sectarios judíos fue porque ellos no reconocieron sus pecados después de oír la predicación de Juan el Bautista (Mateo 21:31-32)—aunque los publicanos y las rameras si reconocieron sus pecados y creyeron.

Segundo, el que aspira al cristianismo debe saber algo en cuanto a Jesús—Quien vino a salvarnos de nuestros pecados (Lucas 19:10; Juan 3:16; Romanos 5:6-8). La persona no necesita conocer cada una de las parábolas de Jesús, o poder citar el Sermón del Monte de memoria, sino debe saber que Jesús es el Hijo de Dios que murió y resucitó para que todos los hombres puedan recibir el perdón de sus pecados y tener vida eterna con Él en el cielo (Tito 2:11-14; Hebreos 2:9). En otras palabras, antes de llegar al cristianismo, la persona debe haber oído el Evangelio (las buenas nuevas) de Jesucristo (cf. 1 Corintios 15:1-4).

Finalmente, la persona que aspira llegar a ser hijo de Dios debe saber que tiene que hacer algo (cf. Hechos 2:38; 16:30; 8:36). Si entiende que la Biblia dice que se debe creer que Jesús es el Hijo de Dios (Juan 8:24), arrepentirse de sus pecados (Lucas 13:3,5), confesar que Jesús es el Hijo de Dios (Romanos 10:10) y bautizarse para la remisión de pecados (Hechos 2:38), tal persona entonces posee suficiente conocimiento para revestirse de Cristo (Gálatas 3:27) y llegar al cristianismo, siendo añadido por Dios a la iglesia que Cristo estableció (Hechos 2:47; Mateo 16:18; Romanos 16:16).

A diferencia de la creencia de algunos, la persona que desea llegar al cristianismo no tiene que saber toda la Biblia antes que tome tal acción. Ni tampoco hay necesidad de esperar las respuestas a todas las preguntas imaginables. El etiope eunuco oyó una sola lección en cuanto a Cristo por medio de Felipe, y luego preguntó, “¿qué impide que yo sea bautizado? (Hechos 8:35-36). Las 3,000 personas en el Día de Pentecostés oyeron solamente un sermón del Evangelio antes de aceptar la gracia de Dios y obedecer el plan de salvación (Hechos 2:41). No esperaron años para hacerlo, pensando que no tenían conocimiento suficiente para ser seguidores de Cristo. En cambio, fueron convencidos de sus pecados (Hechos 2:37), oyeron el Evangelio, lo creyeron y lo obedecieron. Después que se llega al cristianismo, Dios manda a que las personas crezcan “en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo” (2 Pedro 3:18) y continúen estudiando la Palabra para enseñar a otros (Hebreos 5:12; 1 Pedro 3:15).



Derechos de autor © 2010 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Dardos Bíblicos" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.083 Seconds