English Version

Contenido

Ciencia y la Biblia

Creación vs. Evolución

Dardos Bíblicos

Temas Doctrinales

Temas Prácticos


Recursos

Cursos Autodidácticos


Información acerca de:

Condiciones de Uso

Contactos

Derechos de Autor

Nosotros

Política de Privacidad


Apologetics Press :: Temas Doctrinales

Hematidrosis
por Dave Miller, Ph.D.
[English]
Versión Imprimible | Enviar este artículo

Por profesión, Lucas, el autor de los libros del Nuevo Testamento, Lucas y Hechos, era un médico. Sus escritos muestran que estaba familiarizado con el lenguaje técnico de los colegios médicos griegos de Asia Menor. Por ejemplo, de los cuatro escritores del evangelio, solamente el médico Lucas hizo referencia a la mala experiencia de Jesús como “agonía” (griego agonia). A causa de esta agonía en cuanto a las cosas que iban a suceder, leemos que durante la oración de Jesús, “era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra” (Lucas 22:44). Solamente Lucas hizo referencia al sudor (idros) de Jesús, un término muy usado en el lenguaje médico, y solamente Lucas hizo referencia a que el sudor de Jesús consistía de grandes gotas de sangre (thromboi jaimatos)—una condición médica a la que Aristóteles y Teofrasto aludieron (Hobart, 1882, pp. 80-84). El término griego thromboi (de donde obtenemos la palabra “trombo”, “trombina”, et.al.) hace referencia al coágulo de la sangre (Nicoll, s.d., 1:631; Vincent, 1887, 1:425). El erudito en Biblia Richard Lenski comentó acerca del uso de este término: “‘Como gotas de sangre’, thromboi, significa que la sangre se mezcló con el sudor y espesó los glóbulos tanto que estos cayeron al suelo como pequeños coágulos que no simplemente mancharon la piel” (1961, p. 1077).

La palabra griega josei (“era...como”) hace referencia a la condición, no a una comparación, como el erudito en griego Henry Alford observó:

Parece claro que la intención del Evangelista fue expresar la idea que el sudor era (no se sentía como, sino era como gotas de sangre;—i.e., estaba teñido de sangre,—porque así entiendo el término josei, como algo que distingue las gotas muy teñidas con sangre, de la sangre pura... Suponer que solamente se sentía como gotas de sangre (¿por qué no gotas de cualquier otra cosa? Y ¿gotas de sangre de qué, y de donde?) es nulificar la fuerza de la oración, y hacer que la inserción de jaimatos no solamente sea superflua sino también absurda (1874, 1:648, itálicas en original; cf. Robertson, 1934, p. 1140).

Concluimos que se debe entender literalmente la terminología que el escritor del evangelio usa para hacer referencia a la angustia mental severa que Jesús experimentó, i.e., que Su sudor se tornó sangriento (cf. Robertson, 1930, 2:272).

Al investigar la literatura médica podemos ver que, aunque se debe reconocer que esta condición es rara, ha sucedido. A esta condición se hace referencia comúnmente como hematidrosis o hemohidrosis (Allen, 1967, pp. 745-747), y causa excreción de sangre o pigmento de la sangre en el sudor. Bajo condiciones de gran estrés emocional, se pueden romper los pequeños capilares en las glándulas sudoríparas (Lumpkin, 1978), mezclando por ende la sangre con la transpiración. Se ha reportado esta condición en casos extremos de estrés (vea Sutton, 1956, pp. 1393-1394). Durante los últimos años del siglo XX, se estudiaron 76 casos de hematidrosis, y se los clasificaron en categorías de acuerdo a factores causativos (Holoubek y Holoubek, 1996). Se descubrió que el temor agudo y la contemplación mental intensa eran las causas más frecuentes. Aunque la cantidad de pérdida de sangre generalmente es mínima, la hematidrosis también causa que la piel llegue a estar extremadamente delicada y frágil (Barbet, 1953, pp. 74-75; Lumpkin, 1978), lo cual hubiera hecho que los maltratos físicos de Cristo fueran incluso más dolorosos.

Por medio de estos factores se puede ver que incluso antes que Jesús enfrentara la tortura de la cruz, ya había sufrido más allá de lo que muchos de nosotros jamás sufriremos. Su conocimiento penetrante de la naturaleza atroz del pecado, sus efectos destructivos y letales, la pena y el dolor que causa y la medida extrema necesaria para lidiar con el pecado, convirtió la pasión de Cristo en un evento más allá de nuestro entendimiento.

REFERENCIAS

Alford, Henry (1874), Testamento Griego de Alford [Alford’s Greek Testament](Grand Rapids, MI: Baker, reimpresión de 1980).

Allen, A.C. (1967), La Piel: Un Estudio Clinicopatológico [The Skin: A Clinicopathological Treatise] (Nueva York: Grune and Stratton), segunda edición.

Barbet, P. (1953), Un Doctor en el Calvario: La Pasión de Nuestro Señor Jesucristo Descrita por un Cirujano [A Doctor at Calvary: The Passion of Our Lord Jesus Christ as Described by a Surgeon] (Garden City, NY: Doubleday Image Books).

“Hematidrosis,” (2002), El Diccionario Médico Ilustrado de Dorland [Dorland’s Illustrated Medical Dictionary], [En-línea], : http://www.mercksource.com/pp/us/cns/cns_hl_dorlands. jspzQzpgzEzzSzppdocszSzuszSzcommonzSzdorlandszSzdorlandzSzdmd_ h_05zPzhtm.

Hobart, William K. (1882), El Lenguaje Médico de San Lucas [The Medical Language of St. Luke] (Grand Rapids, MI: Baker, reimpresión de 1954).

Holoubek, J.E. y A.B. Holoubek (1996), “Sangre, Sudor y Temor. ‘Una Clasificación de la Hematidrosis’” [“Blood, Sweat, and Fear. ‘A Classification of Hematidrosis’”, Journal of Medicine, 27[3-4]:115-33.

Lenski, R.C.H. (1961), La Interpretación del Evangelio de San Lucas [The Interpretation of St. Luke’s Gospel] (Minneapolis, MN: Augsburg).

Lumpkin, R. (1978), “El Sufrimiento Físico de Cristo” [“The Physical Suffering of Christ”], Journal of Medical Association of Alabama, 47:8-10.

Nicoll, W. Robertson, ed. (sine data), El Testamento Griego del Expositor [The Expositor’s Greek Testament] (Grand Rapids, MI: Eerdmans).

Robertson, A.T. (1930), Descripciones de Palabras en el Nuevo Testamento [Word Pictures in the New Testament] (Grand Rapids, MI: Baker).

Robertson, A.T. (1934), Una Gramática del Nuevo Testamento Griego a la Luz de la Investigación Histórica [A Grammar of the Greek New Testament in the Light of Historical Research] (Nashville, TN: Broadman Press).

Sutton, R.L. Jr. (1956), Enfermedades de la piel [Diseases of the Skin] (St. Louis, MO: Mosby College Publishing), onceava edición.

Vincent, M.R. (1887), Estudios de Palabras en el Nuevo Testamento [Word Studies in the New Testament](Grand Rapids, MI: Eerdmans, reimpresión de 1946).



Derechos de autor © 2010 Apologetics Press, Inc. Todos los derechos están reservados.

Estamos complacidos de conceder permiso para que los artículos en la sección de "Temas Doctrinales" sean reproducidos en su totalidad, siempre y cuando las siguientes estipulaciones sean observadas: (1) Apologetics Press debe ser designada como la editorial original; (2) la página Web URL específica de Apologetics Press debe ser anotada; (3) el nombre del autor debe permanecer adjunto a los materiales; (4) cualquier referencia, notas al pie de página, o notas finales que acompañan al artículo deben ser incluidas a cualquier reproducción escrita del artículo; (5) las alteraciones de cualquier clase están estrictamente prohibidas (e.g., las fotografías, tablas, gráficos, citas, etc. deben ser reproducidos exactamente como aparecen en el original); (6) la adaptación del material escrito (e.g., publicar un artículo en varias partes) está permitida, siempre y cuando lo completo del material sea hecho disponible, sin editar, en una extensión de tiempo razonable; (7) los artículos, en totalidad o en parte, no deben ser ofrecidos en venta o incluidos en artículos para venta; y (8) los artículos no deben ser reproducidos en forma electrónica para exponerlos en páginas Web (aunque los enlaces a los artículos en la página Web de Apologetics Press están permitidos).

Para catálogos, muestras, o información adicional, contacte:

Apologetics Press
230 Landmark Drive
Montgomery, Alabama 36117
U.S.A.
Phone (334) 272-8558
http://www.apologeticspress.org




Web site engine code is Copyright © 2003 by PHP-Nuke. All Rights Reserved. PHP-Nuke is Free Software released under the GNU/GPL license.
Page Generation: 0.084 Seconds